Se escapaba de la Justicia y murió intoxicado

Un joven de 19 años que estaba prófugo de la justicia murió por inhalación de emanaciones tóxicas mientras se protegía del frío con un bracero en la localidad correntina de Itatí, 70 kilómetros al este de esta capital. Vecinos de la vivienda donde se ocultaba el

joven lo hallaron desvanecido, con dificultades para respirar, y llamaron a una patrulla que lo condujo al hospital más cercano, donde ingresó a terapia intensiva y falleció horas después por envenenamiento con monóxido de carbono. La víctima fue identificada como Juan Carlos Nieto, buscado por la justicia como sospechoso de haber asesinado a Carlos Milcíades Arrúa en una riña.

Nieto estaba oculto en una casa deshabitada del barrio Padre Coraza de Itatí, a la que llegó como consecuencia del intenso frío que azota la región.


Comentarios


Se escapaba de la Justicia y murió intoxicado