Se firmará un stand by con el FMI 

Así lo anunció Machinea en Suiza, y sería por tres años



Notas anteriores

Davos, Suiza (INFOSIC). La Argentina firmará con el Fondo Monetario Internacional (FMI) un acuerdo contingente del tipo “stand by” por tres años y no un Acuerdo de Facilidades Extendidas, anunció ayer el ministro de Economía, José Luis Machinea.

El funcionario adelantó que en las negociaciones se llegó a una “posición intermedia” en las diferencias entre el FMI y el gobierno respecto a la exigencia planteada por el organismo multilateral para comprometer el Ejecutivo nacional a controlar el déficit de las provincias.

En conferencia de prensa en Zurich, Suiza, donde participará en Davos del Foro Económico Mundial, Machinea se mostró optimista y señaló que el acuerdo estará “cerrado en los próximos días”.

La diferencia entre el acuerdo de Facilidades Extendidas y el “stand by” consiste en que esta modalidad no está necesariamente condicionada al cumplimiento de reformas estructurales -aunque puede figurar alguna-, pero da un menor plazo temporal de repago en caso de desembolso. Mientras en el stand by el plazo varía entre 3 y 5 años, en el acuerdo de Facilidades Extendidas es del doble, entre 6 y 10 años.

El entendimiento para este tipo de acuerdo está en orden a las discrepancias que se desataron por el rojo provincial.

Machinea rechazó la exigencia del FMI dado que “la Nación no puede comprometerse a garantizar un límite a los déficits de las provincias”, por lo cual se negocia fijar metas globales para el endeudamiento de los distritos en los mercados financieros locales e internacionales.

“Estamos terminando de discutir el tema de las provincias y hemos acordado, diría yo, una posición intermedia que implica que a partir de este año vamos a tener un meta global, al igual que para el año que viene; lo que estamos pensando es en hacer acuerdos bilaterales con las provincias (dentro del Pacto Federal) y ver si conseguimos compromisos más grandes sobre algunas pautas fiscales”, dijo.

Sobre la posibilidad de la Nación de controlar el endeudamiento de las provincias indicó que “en la medida que esto afecta al crédito público los gobiernos del interior piden autorización al Ministerio de Economía o al Banco Central para pedir auxilio a los bancos”.

En conjunto en 1999 las provincias cerraron con un déficit de 3.700 millones de pesos, desequilibrio que para este año se estima en 2.300 millones. De esta forma, sumado el rojo provincial al nacional, arroja un déficit total del país del orden de los 6.700 millones para el 2000. 


Comentarios


Se firmará un stand by con el FMI