Se frenó venta



Las negociaciones por la venta de los activos de la ex-Liguori, hoy propiedad de Moño Azul, se encuentran en un punto muerto. “Las conversaciones sobre el galpón de empaque finalizaron sin llegar a un acuerdo con nuestros compradores”, señaló una alta fuente del Grupo GF, accionista mayoritario de Moño Azul. Según trascendió, estaría acordada la venta de un número definido de chacras con una producción en torno a los cinco millones de kilos, de los cuales cuatro millones corresponden a pera y el resto a manzana. Quien terminará adquiriendo estas tierras será Ignacio Zetone, titular de una de las principales exportadoras de la región. “No pudimos cerrar el tema del galpón por una cuestión de números”, destacó una de las fuentes ligadas al empresario roquense.


Comentarios


Se frenó venta