Se fue el más compacto



DOMINGO

PERILLI

Fue un partido extraño y quedó en claro lo importante que son los estados de ánimo en el fútbol, más en Copas del Mundo.

El PT fue casi todo de Brasil, que jugó con su estilo hasta que el gol en contra lo sorprendió. Viéndose en esa situación reaccionó mal y se descontroló, y eso fue bien aprovechado por Holanda.

Quizá los europeos hayan justificado el triunfo en los últimos 20 minutos, pero el partido fue parejo, y si Holanda no hubiese encontrado el gol del empate, me parece que el partido lo ganaba tranquilo Brasil.

Quedó eliminado el equipo más compacto y esa es la evidencia de la “crueldad” que tienen los mundiales. Holanda respetó mucho a Brasil en el inicio, se encontró con un gol inesperado y después le hizo otro de pelota parada que ya ensayaba Osvaldo Zubeldía en el Estudiantes del ‘68.

Ahí se vio bien cómo se transformó en un cotejo de estados de ánimos, porque los de Dunga perdieron los estribos, los afectó mucho la expulsión (de Felipe Melo) y a partir de ahí la ‘Naranja’ controló mejor el balón y los tiempos, y supo cerrar el partido.

Para las aspiraciones argentinas siempre es mejor que Brasil se quede eliminado, pero hay que tener cuidado con estos equipos que vienen de atrás como Holanda, que juegan sueltos porque ya no pierden nada.


Comentarios


Se fue el más compacto