Se hizo pasar por empleado



#

El ladrón atendió a un cliente mientras robaba.

NEUQUÉN (AN).- “Hay que ver qué hacen los políticos, porque esto así no va más”, dijo el dueño de la ferretería “Dino” de la capital neuquina, quien fue asaltado ayer por segunda vez. Dos hombres armados entraron al local cerca de las 17 y se llevaron la plata de la caja y un celular. “Entraron, sacaron las armas y me ataron las manos con alambres” relató el comerciante damnificado. En el interior del negocio, ubicado en Facundo Quiroga 364, se encontraba la señora encargada de la limpieza, a quien también maniataron. “No tenían la cara tapada, estaban descubiertos, y a uno lo había visto un par de veces acá comprando”, indicó el ferretero. Explicó que intentaron pegarle con la culata del arma, pero que logró esquivar el golpe. Una vez atados, los ladrones cerraron la puerta y revisaron el interior del local buscando más dinero. En medio del acto, un vecino intentó abrir la puerta y uno de los delincuentes se hizo pasar por un empleado. “Le dijo que yo lo había dejado y que volvía en media hora”, afirmó el dueño. Los delincuentes se fueron sin llevarse elementos de la ferretería. Un vecino que pasaba entró a desatar a las víctimas cuando escuchó el pedido de ayuda que provenía del local.


Comentarios


Se hizo pasar por empleado