Se inició el debate sobre la regulación provincial del trabajo sexual



“Todos ponemos el cuerpo para ir a trabajar. La diferencia es qué parte y para qué. ¿En qué se diferencia el trabajo que hacen tus manos al de mi sexualidad?”. La secretaria general de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (Ammar), Georgina Orellano, defendió ayer ante los diputados el proyecto de la organización para regular el trabajo sexual autónomo.

Junto a la delegada Teresa Orellano y el referente de la Mesa por la Igualdad, Adrián Urrutia, reclamaron a la comisión de Legislación del Trabajo que avance en un marco regulatorio que les garantice acceso a beneficios asistenciales y jubilatorios, y que termine con “abusos y coimas” que, denunciaron, ocurren en los allanamientos policiales. Orellano indicó que hay unas 300 mujeres en la provincia que se dedican a la actividad, siendo el 86% de ellas madres o jefas de familia.

Si bien la mayoría de los diputados se mostraron abiertos a debatir, no todos manifestaron su acuerdo con avanzar en la ley.


Comentarios


Se inició el debate sobre la regulación provincial del trabajo sexual