Se llevaron 4.000 pesos tras un violento asalto a una oficina

ROCA (AR).- Tres jóvenes delincuentes redujeron a una familia y maniataron y golpearon a uno de los integrantes, durante un robo que tuvo como escenario la oficina de una empresa de transportes, que está comunicada con la casa del propietario.

El asalto se produjo el martes alrededor de las 22, y los delincuentes huyeron con alrededor de 4.000 pesos, tres teléfonos celulares y efectos personales de las víctimas.

Anteayer a la noche, los tres desconocidos llegaron hasta la oficina y la vivienda que se encuentran ubicada en Rosario de Santa Fe al 1.700 de esta ciudad.

Según se informó, los delincuentes irrumpieron violentamente y redujeron a tres personas que se encontraban en ambas propiedades.

Por lo que trascendió, uno de los delincuentes actuó con la cara descubierta, mientras que los dos restantes ocultaron parcialmente sus rasgos, aparentemente con cuellos polares y gorras.

De los tres, uno de ellos portaba un arma de fuego que la utilizó en todo momento para amenazar y golpear a una de las víctimas.

Una vez que estuvieron en el interior, se dirigieron rápidamente a la cocina de la casa, a donde llevaron también al propietario del lugar, quien en ese momento habría estado en la oficina. Allí los obligaron a todos a tirarse al suelo, y al dueño del lugar lo maniataron con alambre que aparentemente habrían llevado los propios delincuentes.

No se tenía en claro por qué motivo, en un momento el dueño de la propiedad recibió un culatazo en la cabeza mientras estaba en el suelo.

Los investigadores no descartaban que tal vez, algún movimiento sin intención hubiera asustado a los delincuentes, o que hubiera sido interpretado como que resistía al asalto.

Una vez que las tres víctimas estuvieron reducidas, obligaron a que se les entregara dinero en efectivo, y tras despojarlas de las pertenencias, escaparon del lugar.

Las víctimas hicieron la denuncia a la Policía, por lo que se montó un operativo por las inmediaciones. Mientras, se trataba de encontrar alguna huella que orientara la investigación del caso.

También se trataba de buscar a algún vecino que hubiera observado movimientos extraños, obviamente sin saber que se estaba cometiendo un asalto, y aportara algún dato preciso. Al menos hasta ayer a la tarde, no se había detenido a ningún sospechoso.


Comentarios


Se llevaron 4.000 pesos tras un violento asalto a una oficina