Se llevaron lo que estaba a la vista



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- A un turista que estacionó su auto a pocos metros del Centro Cívico de esta ciudad, ladrones oportunistas le sustrajeron una carpa tipo iglú y una campera que había dejado en el interior del rodado después de violentar la cerradura de una puerta.

En este caso los delincuentes actuaron a plena luz del día, entre las 18 y las 21 del domingo, para llevarse lo que había dentro de un vehículo Volkswagen Gol, pero no destrozaron ningún vidrio, como suelen hacerlo a menudo, sino que utilizaron una llave similar a la original, o un instrumento de los denominados ganzúa.

Aumentan en temporada

Los robos y hurtos a vehículos estacionados se multiplican durante las temporadas turísticas, porque los visitantes suelen dejar a la vista parte de su equipaje, ropas o elementos que motivan la acción de los delincuentes, casi siempre menores de edad, que en caso de ser detenidos recuperar la libertad en forma inmediata.


Comentarios


Se llevaron lo que estaba a la vista