“Se me disparó el arma”, afirmó Esquivel

Los imputados por el crimen de Martín López intentaron aliviar su situación.



#

En la última jornada previa a los alegatos, se realizó una inspección al lugar donde se cometió el crimen del comerciante cipoleño.

CIPOLLETTI (AC)- “Estaba agachado cuando siento unos pasos. Venía alguien corriendo y entró el hermano del señor (Mar-tín López) y me llevó por delante. Se me disparó el arma. No me a-cuerdo los disparos cuántos fue-ron (…). Sé que no merezco una disculpa ni el perdón de la fami-lia. Lo único que quise fue apoderarme del dinero”, dijo Walter Esquivel Villar frente al Tribunal.

En la audiencia previa a los alegatos, el imputado por el homicidio del comerciante Martín López intentó aliviar su situación. Minutos antes habían hecho lo mismo los otros dos procesados en la causa, que también decidieron ampliar la indagatoria. Fueron relatos muy parecidos a los que hicieron en el juicio anterior, que fue anulado. María Eva Parada aseguró que estuvo en el comercio pero que no sabía que iban a robar. Y Víctor Contreras directamente negó cualquier tipo de participación en el hecho. “Soy inocente”, insistió.

La jornada de ayer comenzó con una inspección ocular en “La casa del polietileno”, el negocio donde ocurrió el crimen de López, el 5 de marzo de 2008. La única que participó de este trámite fue Parada, quien se prestó incluso a dar detalles de los lugares que ocupó durante el asalto.

Luego, en Tribunales, Contre-ras diciendo que él no tuvo “nada que ver” y recordó que se presen-tó voluntariamente. “Vine a ver por qué me estaban buscando”, afirmó. Pidió que los otros imputados “digan la verdad” y terminó con la misma frase con la que empezó: “Soy inocente”.

Siguió Parada. La mujer -que está embarazada de seis meses- afirmó que esa tarde estaba en su casa con Esquivel Villar, quien por entonces era su pareja. “Estábamos consumiendo cocaína”, aseguró. Dijo que Esquivel salió para comprar más y que volvió “con otro chico”, al que no conocía. Siguieron consumiendo los tres y como se quedaron sin droga fueron a buscar más.

Cuando pasaban por la esquina del cotillón, en Paraguay y La Esmeralda, entraron para comprar porque era el cumplea-ños de “mi hermanita”. Comenzaron a hacer un pedido y “empezó el hecho”. Contó que Esqui- vel redujo a uno (Manuel López), el otro chico al otro (Víctor Velázquez) y que le gritaron a ella que “agarrara la plata”, que según dijo, estaba en una bolsa “sobre el mostrador”. Aclaró que no tocó la caja registradora y que poco después escuchó los disparos.

Si bien negó en todo momento conocer “al otro chico” sí reconoció ante una pregunta que fue “Esquivel” el que disparó. También negó haber hablado durante el asalto, contrariamente a lo que dijo Velázquez. “Ella me decía ´caminá´´´, había dicho el testigo.

El último fue Esquivel Villar, quien trató de desincriminar a los otros dos imputados. Dijo que no podía decir el nombre del muchacho que lo acompañó y remarcó que Parada no sabía que iban a robar. Les pidió disculpas a los dos.

Reconoció que fue él quien redujo a Manuel López, el hermano de la víctima. El otro muchacho se encargó de Velázquez. Como lo hizo en el debate anterior, procuró demostrar que sólo tuvo intención de robar y que el arma se le disparó en forma accidental. Sin embargo, los testigos López y Velázquez -que reconocieron en forma contundente a los tres imputados como autores- no oyeron ningún movimiento que permitiera avalar esta hipótesis.


Comentarios


"Se me disparó el arma", afirmó Esquivel