«Se me está acabando la paciencia»





CIPOLLETTI .- Al intendente Julio Arriaga ya no le alcanzan las promesas, quiere que la provincia se ponga al día con las deudas por varias coparticipaciones atrasadas. «Se me está acabando la paciencia», sentenció ayer, luego de una densa jornada en Viedma donde habló del tema en varios niveles y con varios funcionarios, incluyendo al ministro de Economía José Luis Rodríguez.

La provincia le debe al municipio 10 coparticipaciones, que significan casi 1.500.000 pesos.

«Casi como tres obras de la envergadura del asfalto de la calle Naciones Unidas», graficó Arriaga, para que la gente tenga una idea de lo que está pasando y, de paso, recordar que sigue inaugurando obras.

Arriaga planteó ayer un descarnado panorama diciendo que podría haber problemas en el sostenimiento del régimen del pago de sueldos que hasta ahora se abonan puntualmente al día, antes del 3 de cada mes.»Podemos llegar a tener complicaciones», deslizó como al pasar pero seguramente consciente del efecto de sus palabras.

Reconoció Arriaga que puede tensarse la cuerda. «Nuestra postura ya se endureció», aseveró, y puntualizó que la semana venidera estará de nuevo en Viedma, y no para regresar con las manos vacías.

Los aprietos de Lamarque y Regina

*Consecuencias indeseables. Dentro de la crisis de Lamarque, hay cosas que generan más problemas. El crecimiento desmesurado que experimentó la localidad en los últimos años, por la radicación de grandes empresas, ha traído más trastornos que soluciones.

En este sentido, se debe tener en cuenta además, el achique de algunas compañías ­como por ejemplo la firma Canale­ que dejó a un buen número de personas sin empleo y la difícil situación que atraviesa la fruticultura, elementos todos que hacen a la grave problemática social que vive la zona. (AVM)

*Esperando el crédito. El secretario de Hacienda de Regina, Daniel González, espera que en los próximos días se autorice finalmente el crédito por 600 mil pesos para la comuna, que permitirá cancelar los haberes de agosto al personal, y crear un fondo que garantice el pago de los sueldos de aquí a diciembre.

La comuna adeudaba aproximadamente el 70 por ciento de los sueldos de julio a la planta de 200 agentes. Para cancelar, depositó 100 mil pesos para cubrir a todas las categorías. González precisó que los fondos se obtuvieron a través de una negociación que se realizó ante el Banco Río Negro SA. Dicho monto será descontado del crédito que se gestiona.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
«Se me está acabando la paciencia»