Se multiplicaron los montos de asistencia a los sindicatos




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

VIEDMA (AV).- La participación gremial en los subsidios creció en los últimos años. Los sindicatos recibieron en 1999 casi 468 mil pesos contra menos de 28 mil pesos en 1998.

Obviamente, UPCN concentra gran parte de los aportes, a partir de convenios de relevamiento y capacitación del personal. Aún así, este relevamiento de fondos no incluye un “adelanto financiero” por casi 4 millones entregado por Economía al gremio que conduce Juan Carlos Scalesi, que preveía cancelar con bonos provinciales recibidos. Según el decreto 345/99, el sindicato debería pagar ese pasivo antes del próximo 31 de diciembre pero existiría otra excepción estatal.

Por su parte, las transferencias a gremios en 1997 y 1998 no pasaron los 28 mil pesos, repartidos en las asociaciones de desocupados de General Roca (decreto 561/97), Bariloche (752/97) y Viedma (1.166/98).

Estas entidades sumaron algo más de 5.000 pesos. La Asociación Mutual de Amas de Casas de la Comarca (361/98) recibió 14.400 pesos. Entre otros aportes, UPCN accedió a 3.000 pesos con el propósito de capacitar a los contratados (1.078/97).

Igualmente, UPCN logró importantes ingresos en 1999 por su participación en la reformulación laboral: consiguió 296.117 pesos por diferentes convenios de servicios.

El gremio estatal percibió 35.000 pesos por el relevamiento de recursos humanos en 9.800 estatales (156/99), 121.117 pesos para la capacitación de agentes sanitarios (819/99) y 140.000 pesos por un plan de capacitación en la administración pública (1.252/99).

Igualmente, los sindicatos de los obreros de la construcción y de la fruta lograron mayor protagonismo en el reparto. Con acuerdos con Trabajo y el IPPV, la UOCRA de Viedma sumó 78 mil pesos para pasantías o capacitación laboral, distribuidos en 6.000 pesos desembolsados en junio (700/99), 45.000 pesos en octubre (1.356/99) y 27.000 pesos en noviembre (1.563/99). La UOCRA de Río Negro -centralizada en Roca- percibió 60.000 pesos (83/99).

Los gremios rurales y frutícolas registraron 23.200 pesos, repartidos entre los sindicatos de obreros de la frutas de Cipolletti (decreto 1.009 y 5.000 pesos), de Cinco Saltos (1.239 y 6.000 pesos) y de Roca (1.527 y 5.000 pesos).

El sindicato de trabajadores rurales de Roca recibió 6.000 pesos (1.559/99) y el de Bariloche consiguió 1.200 pesos (1.526/99).

El CTA-Río Negro aparece con un subsidio de 5.600 pesos (1.355) para apoyar a promotoras comunitarias en campaña de donación de órganos.

Más de 200.000 pesos serán destinados a entidades deportivas

Las entidades deportivas obtienen una buena porción de los subsidios, según el repaso de los decretos publicados. El monto de este año superará los 200.000 pesos.

Las transferencias se incrementaron, aunque el número de las instituciones se mantiene en una treintena. En 1998, el Estado provincial derivó a los clubes alrededor 50 mil pesos, pero el año pasado rondó los 180 mil pesos.

El aporte automovilístico y futbolístico se incrementó en el segundo semestre del 2000. El deporte “tuerca” concentró 43.500 pesos. Los organizadores del Rally Regional de Luis Beltrán recibieron 5.000 pesos (decreto 910/99), mientras que la Asociación de Volantes de General Roca sumó 38.500 pesos para la “Vuelta de la Manzana” en subsidios entregados a fines de agosto y de octubre (decretos 1.105 y 1.501).

En los dos últimos meses, la subsecretaría de Deportes asignó montos para las ligas de fútbol, destinados a financiar clubes o garantizar su participación en los torneos regionales.

Sólo en tres decretos rondó los 70 mil pesos (69.350 pesos, exactamente). Inicialmente, esa cartera cedió 40.050 pesos a las ligas Rionegrina (Viedma), Río Colorado y Luis Beltrán para asegurar la actuación en el Torneo Integración (decreto 1.142). Después, hizo lo propio con las ligas de Cipolletti y Bariloche, entregando 16.800 pesos (decreto 1.427).

Pero no alcanzó, porque en octubre fueron necesarios otros 12.500 pesos para la Liga Rionegrina para “solventar gastos que demanda la crisis económica financiera que atraviesan entidades dependientes de esta liga”.

Las diferentes iglesias obtienen una entrega anual, cuya asignación puede oscilar entre 2.000 y 10.000 pesos. Pero todavía ninguno de estos aportes estatales se acercó a los 100 mil pesos transferidos al Obispado del Alto Valle a fines de 1996 (decreto 2208).

Por su parte, entre otros aportes “no reintegrables”, los registros del presente año inscriben dos subsidios de 2.000 pesos a la “Delegación Regional de Médicos Forenses de la República Argentina” (decretos 539 y 540).

Otro subsidio llamativo: los 3.000 pesos en favor de la Cámara Argentina de Fruticultores (CAFI) para financiar la participación empresarial en un encuentro en España.

Una revisión de los desembolsos de los años anteriores también ofrece asignaciones sorpresivas. Por ejemplo, el subsidio de 1.500 pesos entregado a la Unión de Peinadores del Alto Valle (831/98) para la realización de un Mega-Show (AV).

Normas para los comedores comunitarios

VIEDMA (AV)- El municipio de esta ciudad deberá registrar, inspeccionar y controlar los distintos comedores comunitarios. Además, esos lugares deberán contar con habilitación municipal y libretas sanitarias en aquellas personas que presten ese servicio social.

Estas determinaciones están establecidas en una reciente ordenanza del Concejo Deliberante. Aprobada la última semana, la norma municipal creó “un registro municipal de comedores comunitarios” de Viedma, en la cual se “deberán inscribir todas aquellas entidades y/o personas que brinden el servicio de atención alimentaria o asistencia social integral” a los vecinos.

Según la ordenanza, el registro oficial “detallará el lugar de funcionamiento, fecha de habilitación, cantidad de beneficiarios que se atienden diariamente, horarios y días de funcionamiento, y responsable del funcionamiento”.

Asimismo, se establece para “los comedores comunitarios la obligatoriedad de disponer de una habilitación municipal, que será extendida gratuitamente a todas aquellas personas y/o entidades inscriptas en el registro a crearse”.

Asimismo, el Poder Ejecutivo municipal “deberá realizar una vez al mes -como mínimo- una inspección bromatológica de los alimentos que se elaboran, procesan y consumen diariamente en dichos comedores comunitarios”, dejando constancia del procedimiento en las respectivas actas de inspección.

También, la ordenanza establece “la obligatoriedad de tenencia de la libreta sanitaria para el personal que desempeña funciones en la cocina de los comedores comunitarios”.

El municipio extenderá esa documentación sin cargo alguno.

Por otra parte, la norma precisa que “los inconvenientes detectados en las actos de inspección deberán ser corregidos mediante la adecuada capacitación del personal de los comedores”.


Comentarios


Se multiplicaron los montos de asistencia a los sindicatos