Se pensó que matarían a un paciente: no fue así

Dos médicos fueron detenidos y liberados a las pocas horas



BUENOS AIRES (Télam).- Dos médicos porteños fueron detenidos por la policía sospechados de estar en negociaciones para matar por encargo a un paciente a cambio de 40 mil pesos. Sin embargo, todo habría sido una gran confusión y ayer por la tarde quedaron libres por falta de mérito.

La Justicia se había enterado del presunto plan de una curiosa manera, porque realizaba escuchas telefónicas en la casa de uno de los profesionales, que había denunciado amenazas.

Los investigadores nunca determinaron con certeza quién iba a ser la víctima, ni quién los iba a contratar, pero sí concluyeron de las escuchas que estaban en negociaciones con un tercero para cometer un homicidio a través de sus prácticas.

Así fue que se libraron las órdenes para detener a Federico Miguens y Raúl Morán, que se desempeñaban en el Instituto Argentino del Diagnóstico y Tratamiento, ubicado en el porteño Barrio Norte.

Incluso, Miguens -especialista en ortopedia y traumatología-, fue detenido el viernes por la noche en el IADT cuando estaba a punto de participar de una cirugía a una paciente. Según contaron fuentes policiales, el operativo se concretó con rapidez por temor a que esa mujer sea el blanco del presunto homicidio. Por su parte, Morán fue apresado también a la noche, pero en su domicilio.

Abonando la hipótesis del crimen por encargo, el fiscal de instrucción porteño a cargo del caso, Carlos Arturo Velarde, prefirió no dar detalles para no alertar a "otros cómplices".

Lo cierto es que toda la investigación se desmoronó ayer por la tarde, luego de que el mismo juez que mandó a detenerlos como sospechosos de un plan para asesinar a un paciente por encargo, decidió revocar la medida y liberarlos por falta de mérito, informó la policía y el abogado de uno de ellos.

Pablo Miguens, hermano y abogado de Federico Miguens, aseguró que "creemos que todo se debe haber debido a algún tipo de error, ya que es descabellado pensar que mi hermano estaba por matar a un paciente".

Sobre la hipótesis de que los médicos planearan asesinar a un paciente en el quirófano, el fiscal Velarde había dicho que "es posible porque en las escuchas se hablaba de una operación", aunque aclaró que también mencionaban "sustancias".


Comentarios


Se pensó que matarían a un paciente: no fue así