Se quedó con todo



gerardo bilardo gbilardo@rionegro.com.ar

Jorge Sapag se quedó ayer con todo. Con un triunfo indiscutible en la interna de su partido, le puso una tapa a la pretensión de Jorge Sobisch de reinsertarse en la liga mayor de la política local. El gobernador sintió además que las urnas plebiscitaron su gestión. Sapag se liberó de su adversario interno, tiene por delante varios meses de gestión y vía libre para avanzar con su proyecto de reelección. Sobisch, en cambio, se debe conformar con conducir el partido hasta la próxima interna. Anoche dijo que en lo inmediato no buscará otra candidatura electoral. La diferencia obtenida ayer por la lista Azul coloca a Sapag en condiciones de definir cuestiones pendientes de la estrategia electoral de 2011, como las candidaturas a intendente. La limitada cuota de poder que administraba el líder del sector blanco se licuó ayer aún más cuando reconoció la derrota a poco menos de dos horas de finalizado el comicio. “No duró ni un round”, expresó un crudo observador cuando escuchó la rapidez con la que el precandidato del sector blanco “arrojó la toalla” para admitir que ya estaba perdida la batalla. Con este resultado le será difícil a Sobisch seguir imponiendo condiciones. “Los disparos de salva se terminaron ayer mismo”, dijo un sapagista que espera que el ex gobernador lea correctamente el mensaje adverso de las urnas. Es muy probable que los anotados en la carrera de intendente de las diferentes ciudades ya estén del lado que caliente el sol e intenten seducir al nuevo jefe que emergió de este triunfo. Buscarán con ahínco que Sapag los seleccione como acompañantes de la próxima partida. La participación de votantes en la interna fue más o menos la esperada y le da a Sapag una envidiable plataforma de potenciales electores para los comicios generales que aún no tienen fecha. Sectores de la oposición especulaban con un resultado diferente para elegir a un adversario que está desgastado afuera del MPN y también adentro del partido, como quedó demostrado en esta interna.

OPINIóN


Comentarios


Se quedó con todo