Se recalientan las tasas de interés



En los últimos cuatro meses el Banco Central se desprendió de u$s 4.000 millones, lo que implica un retiro aún mayor de pesos del mercado. Al escasear los vendedores del sector privado, el organismo monetario pierde una de las principales herramientas de las que disponía para inyectar pesos en la plaza, la compra de divisas en el mercado cambiario oficial. Las necesidades fiscales del gobierno absorben la mayor parte de la emisión monetaria del Central (más liquidez) y de fondos disponibles que tengan otros organismos públicos. A esta absorción de la oferta de pesos por parte del Estado –que podría profundizarse– se le suma que durante diciembre, las empresas y las personas incrementan su demanda de dinero para afrontar los pagos de sueldos y aguinaldos y cubrir los gastos planificados por las Fiestas y vacaciones. Mientras tanto, el presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, anunció que para el 2014 cabría esperar una mayor prudencia monetaria. Si bien las tasas vienen experimentando una suba importante en las últimas semanas, el jueves se produjo un salto en la tasa a la que prestan dinero los bancos (call money), que alcanzó un máximo histórico del 35% anual para luego retroceder hasta ubicarse en torno del 30%. Aun así, se encuentra muy por encima del promedio para este año, que es del 15%. Estos niveles tan altos repercuten sobre el mercado de crédito casi en forma inmediata, dado que los bancos se ven obligados a cortar las líneas de préstamos a empresas y esperar a que la falta de liquidez comience a revertirse. El impacto sobre la economía dependerá del tiempo que permanezcan elevadas las tasas.


Comentarios


Se recalientan las tasas de interés