Se salvó de ir a la cárcel gracias a Facebook

El mensaje en la página de Facebook de Rodney Bradford, publicado a las 11:49 a.m., el 17 de octubre, preguntaba dónde estaban sus panqueques. Las palabras fueron escritas desde una computadora en el departamento de su padre, en Harlem.

#


En ese momento, la frase, escrita en la jerga de la calle, era simplemente otra ensimismada, críptica actualización de estado en Facebook (sin sentido para cualquiera, excepto para Bradford).

Pero, cuando Bradford, de 19 años, fue detenido al día siguiente como sospechoso de un robo en los departamentos Farragut, en Brooklyn, donde vive actualmente, las palabras cobraron una importancia mayor.

Se convirtieron en su coartada.
Su abogado defensor, Robert Reuland, le contó a la abogada asistente de distrito de Brooklyn, Lindsay Gerdes, acerca de la entrada en Facebook, que se hizo en el momento del robo. El fiscal de distrito citó a Facebook para verificar que las palabras habían sido escritas desde una computadora en un departamento de la calle 118 oeste, número 71, en Manhattan, la casa del padre de Bradford.

Cuando este hecho se confirmó, se retiraron los cargos.
"Este es el primer caso que conozco en el que una actualización de Facebook se utilizó como prueba de coartada", dijo John G. Browning, un abogado en Dallas, quien estudia la relación entre las redes sociales y la ley. "Vamos a ver más de esto debido al auge de las redes sociales".
Como más gente revela los detalles de su vida en línea, sitios como Facebook , MySpace y Twitter proporcionan pruebas en las batallas legales.


Hasta ahora, la actividad en redes sociales ha sido principalmente utilizada como evidencia para los fiscales, dijo Browning. Citó un caso de robo en septiembre, en Martinsburg, Pensilvania, en el que el ladrón utilizó la computadora de la víctima para iniciar sesión en Facebook y se olvidó de cerrar la sesión. La policía siguió el rastro digital de Jonathan G. Parker, de 19 años, quien fue detenido.



Fuente: The New York Times


Comentarios


Se salvó de ir a la cárcel gracias a Facebook