Se venció el plazo y Neuquén paga deuda por obras que no se terminaron

Los bonos fueron emitidos en el 2013 para refinanciar deuda y hacer unos 190 emprendimientos que debían finalizarse el año pasado. Se han pagado religiosamente intereses y capital.





El plazo para ejecutar las 200 obras planificadas por la ley 2820 que creó los Títulos de Cancelación de deuda y Financiamiento de Obras (Ticafo) terminó, pero sólo un poco más de la mitad pudieron ser finalizadas. El último informe de avance enviado por el Poder Ejecutivo a la Legislatura evidencia un lento avance de las construcciones, mientras el gobierno cumple regularmente el pago de intereses y amortización por los bonos.

De las 190 obras que figuran actualmente en el listado –eran 199 cuando se aprobó la ley–, hay alrededor de 50 registradas como “obras adecuadas” porque se les cambió la fuente de financiamiento o se aplicó un “trueque” por un nuevo proyecto. Un 60% de las que quedaron están finalizadas, mientras que las restantes están “en ejecución” o “en proceso de contratación”.

Ello según el informe de avance de ejecución elaborado por el ministerio de Economía e Infraestructura al 31 de agosto, que llegó a los despachos de los diputados el 28 de diciembre. Si bien representa una evolución comparado con el estado de cosas a mitad del 2015, cuando la ejecución apenas llegaba al 18%, las obras continúan avanzando lento respecto del plazo planificado en la ley. La norma fue aprobada en agosto de 2012 y previó que el megaplan de construcciones a financiar con los 180 millones de dólares obtenidos en el mercado financiero internacional fuera ejecutado “durante el periodo 2013/2016”.

Los Ticafo se terminaron convirtiendo en un laberinto difícil de recorrer, no sólo porque los informes cuatrimestrales que envía el Poder Ejecutivo a la Legislatura –mecanismo de “control” incorporado en la ley– llegan tarde y con escasos detalles, sino porque la facultad del gobernador para readecuar el plan de obras finalmente desvirtuó muchos de los planes originales.

El listado que presentó a los diputados el subsecretario de Ingresos Públicos, Alejandro Monteiro, indica entre las obras finalizadas el abastecimiento de agua potable para la segunda meseta de Centenario, la segunda etapa de la EPET 19 de Neuquén, salas de actividades físicas en Rincón de los Sauces y Caviahue, el jardín de infantes 19 de Las Lajas, el CPEM 86 de Costa del Malleo y la pavimentación de la Ruta 62 en San Martín de los Andes, entre las de mayor presupuesto. En el mismo ítem de “finalizadas” también se anotaron obras de pavimento urbano, cercos perimetrales para escuelas, cordones cuneta, “equipamiento municipal”, “equipamiento tecnológico” y canchas de césped sintético.

En total, salieron de las cuentas del Banco Provincia del Neuquén (BPN) unos 377,4 millones de pesos hasta la mitad del año pasado, según la información oficial. El plan de obras equivalía, al tipo de cambio de 2013, a 1.010 millones de pesos.

Lo pendiente

Los tambos caprinos

fueron testimoniales

Cuando los diputados trataron en el recinto la ley 2820 que creó los Ticafo, una de las discusiones fue si las obras servirían o no a reconvertir la matriz productiva provincial. Hubo opositores que señalaron con sorna que las únicas que parecían aportar algo al asunto eran los cuatro tambos y fábricas de queso de cabra que se ejecutarían en Andacollo, Chos Malal, Buta Ranquil y El Cholar por un millón y medio cada una, más la sala apícola para Villa Nahueve.

“Obviamente esto no apunta a la reconversión productiva, parece una burla. Las demás obras, ninguna tiene que ver con la producción”, señaló el diputado (MC) Rodolfo Canini de Nuevo Encuentro durante el debate. Luis Sapag del MPN le respondió: “no se puede medir si estamos avanzando en la diversificación de la matriz productiva en si hay muchas o pocas obras públicas referidas a la producción. La diversificación es un proceso cultural, social, educativo, económico donde todos nos tenemos que imbuir”.

Las fábricas de queso mencionadas, sin embargo, fueron eliminadas del listado y nunca se hicieron.

Datos

119,3
millones de dólares quedaban por pagar de la emisión de los Ticafo según el último informe a Economía de Nación.
1.850
millones de pesos es lo que se debía al mes de septiembre del año pasado de los títulos de la clase 2-serie 1.

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Se venció el plazo y Neuquén paga deuda por obras que no se terminaron