Se viene el calor y la pregunta de siempre: ¿dónde bañarse?

La concesión de Apycar tiembla, y se analizan otras alternativas.

El clima privilegiado de la región es comentado por aquellos que lo ven distante: no hay humedad, la intensidad del sol permite disfrutar tardes enteras a la vera del río, y el viento sólo molesta un poco en primavera. Pero, sin agua donde refrescarse, el verano en Roca quema Sólo la ilusión de un chapuzón en la pileta de lona del fondo mantiene la esperanza de los vecinos. ¿El balneario municipal? Si, el año pasado se presentó flamante. A partir de una buena iniciativa del municipio se logró que, mediante una concesión de servicios, un empresario local se hiciera cargo de la limpieza y mantención de Apycar. Hoy, la concesión tiembla y sólo queda la pregunta eterna: este año, ¿dónde nadarán los roquenses?

Los problemas en torno al balneario público fueron siempre los mismos: el tramo del río Negro que pasa por Roca no es apto para tal fin, ya que los canales que lo cruzan lo convierten en altamente peligroso para los bañistas. Además, queda muy lejos del centro y el brazo de las tierras de la Asociación de Pesca y Caza de Roca acumula basura en muy poco tiempo, por lo que es necesario drenarlo continuamente. De esta manera, año tras año se buscan alternativas.

Durante la campaña para la intendencia se vislumbraron algunas propuestas. Las dos más destacadas fueron las de Participación Vecinal y el Justicialismo. Ambos partidos lograron gran parte de sus objetivos electorales y contarán con las herramientas para impulsar sus ideas desde la intendencia y el Concejo Deliberante.

El vecinalismo revolucionó el escenario político de Roca por muchas razones. Una de las tantas fue la iniciativa de los concejales ad honórem. ¿Cuál es la relación con el acalorado verano roquense? Es que los fondos que se ahorrarán en el presupuesto del Concejo serían destinados a la construcción de piletones y al mantenimiento de un futuro balneario municipal. Teniendo en cuenta que las refacciones y las obras que el concesionario de Apycar realizó demandaron una inversión de 9 mil pesos, el dinero disponible mediante esta iniciativa permitiría al municipio cubrir los gastos.

Carlos Soria, quien finalmente accedió al Ejecutivo municipal y tendrá mayoría en el Concejo, apeló a una alternativa que no po clásica deja de ser efectiva: aprovechar el caudal de agua que transporta el canal grande que corta en dos a la ciudad, construir allí 10 piletones, parquizar y conformar un nuevo espacio verde, más accesible y cercano.

Lo cierto es que estas son dos propuestas a futuro, pero el verano se acerca y Roca espera. Raúl Néboli, actual secretario de Obras Públicas del municipio, puso en duda la continuidad de la concesión que el año pasado renovó el balneario de Apycar. "A Carlos Bernal -el concesionario- no le cerraron los números, por lo que no sabemos si podrá hacer frente al compromiso", afirmó.

Cabe recordar que a partir del contrato firmado en noviembre pasado, el balneario municipal volvió a vivir. Parrillas, canchas de fútbol, limpieza y agua clara; todo a partir de una idea innovadora y concreta. Lamentablemente, la economía parece no acompañar a la inversión realizada y puede que todo vuelva a cero. El secretario municipal informó que, en caso que Bernal decida no afrontar el resto del contrato, se abrirá la posibilidad a otros interesados. Es que tuvo buenos resultados y, ajustando algunas clavijas, podría generar un beneficio también al inversor.

Por el momento, desde el municipio iniciarán un proceso de limpieza en Apycar, para ir ganando tiempo.

Mientras pasan los días, no sería una mala iniciativa realizar campañas de concientización sobre los lugares habilitados para bañarse y los que no: muchos creen que es una obviedad, pero el canalito o el canal grande no son aptos, y mucho menos la corriente madre del río El año termina y como siempre, el río demostró su peligrosidad: accidentes, ahogados, canoas hundidas, crecidas inesperadas e inundaciones. Urge una solución para cuando el calor caliente las ideas, porque llega un punto en el que el "balde y la manguera", ya no refrescan a nadie.

Los vecinos interesados en aportar ideas pueden escribir a vecinosderoca@rionegro.com.ar o acercar su carta manuscrita a 9 de julio 733.


Comentarios


Se viene el calor y la pregunta de siempre: ¿dónde bañarse?