Secuestraron 9 kilos de marihuana en Bariloche

Estaban en una encomienda en el depósito de "Vía Bariloche".Había llegado hace tres semanas pero nadie se presentaba a retirarla.Creen que los traficantes se dieron cuenta del control de Gendarmería.

Una importante cantidad de «ladrillos» de marihuana de distinto peso fue encontrada dentro de la encomienda.
SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- En un operativo cuyo final estuvo latente durante varios días, y pendiente de un resultado con responsables y detenidos, los investigadores del Escuadrón 34 de Gendarmería Nacional secuestraron algo más de 9 kilos de marihuana que habían sido despachados como equipaje desde la Capital Federal, pero que nadie se atrevió a retirar.

El procedimiento lo realizó la Gendarmería en el depósito de la empresa de transportes «Vía Bariloche», luego de tres semanas de investigaciones, pero es probable que los traficantes sospecharan que el envío había sido localizado, porque nadie se presentó para retirar el bulto y no hubo detenidos.

El secuestro estuvo precedido por acciones de inteligencia y vigilancia que pudieron haber sido advertidas por los traficantes, porque luego de tres semanas prefirieron perder el envío antes de arriesgarse a ser detenidos por los preventores.

El envío de un bolso con dos cajas que contenían 9,035 kilos de marihuana compactada en 10 paquetes de desigual forma y peso, se realizó en la Capital Federal el 22 de diciembre pasado, pero no en la modalidad de encomienda, sino como presunto equipaje de un pasajero que viajaba hacia Bariloche en un micro de la empresa mencionada. Esta circunstancia en realidad se presume, porque las autoridades no ignoran que al momento de despachar su equipaje en los micros sólo hay uno o dos maleteros que devuelven el duplicado de los precintos a quienes les entregan los bultos, sin verificar siquiera si tienen pasaje para viajar en ese vehículo.

Entre las hipótesis que barajan los investigadores se destacan las del pasajero anónimo, que en realidad no realiza el viaje, y cobra una suma por entregar la copia del precinto al traficante. Este, a su vez, podría formar parte del pasaje o viajar por otro medio hasta Bariloche, para presentarse en la Terminal cuando llega el micro y reclamar el bulto con su comprobante, aprovechando siempre la circunstancia de confusión característica de esos momentos.

También existe la posibilidad de que el traficante se presente en las oficinas de la empresa luego del arribo del micro, uno o dos días después, aduciendo confusión u olvido al momento de descender en la Terminal. Sin embargo, esa hipótesis no cuenta con muchas adhesiones, porque existe el riesgo de que los maleteros o conductores del micro revisen o denuncien la existencia de equipaje que no ha sido retirado por su propietario.

Inquietos por la presencia de mercadería sospechosa en sus depósitos, los responsables de la empresa «Vía Bariloche» solicitaron al magistrado actuante el retiro del equipaje, por considerar que podría ser peligrosa para su personal.

Finalmente, luego de tres semanas esperando a la persona que reivindicara la propiedad del equipaje, con la anuencia del juez Federal, Gendarmería secuestró el importante alijo, el más notable de los interceptados en el último lustro por las fuerzas de seguridad.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora