Seguridad: la gran preocupación



Muchos neuquinos recuerdan con nostalgia las épocas donde en los barrios las viviendas permanecían sin llave, donde los chicos podían dejar la bicicleta sin candado en la vereda; épocas donde la tranquilidad era un bien indiscutible. Hoy, esa realidad se desvaneció y los robos en viviendas o en la vía pública son moneda corriente.

Frente a esto vecinos de varios sectores de la ciudad decidieron no esperar a que el delito golpee sus puertas y elaboraron programas de seguridad en colaboración con las comisarías de los barrios.

En Confluencia Urbana, la mayor cantidad de delitos se registran en el interior de las viviendas, pero los vecinos no descartaron los atracos en la vía pública. María Ester, secretaria de la sociedad vecinal, explicó que frente a esta situación, se reunieron con personal de la comisaría 19 para reclamarles más patrullajes. “La falta de control policial se debía que no tenían ni personal ni móviles par patrullar”, contó María Ester.

La vecina detalló que la mayoría de los casos se producen a la mañana o a la noche muy tarde cuando la gente suele salir de sus domicilios. “Pero para fortuna de los residentes, la policial recibió más vehículos y cuenta con más agentes, pronto se van a hacer más recorridos y al haber mayor presencia policial, van a disminuir los robos”, presagió María Ester.

Para los dirigentes del barrio Melipal el problema se resuelve con mayor contención juvenil. Marta Fuentes, presidenta de la vecinal, explicó que la cantidad de chicos que se involucran en estos delitos es un número alarmante. Están trabajando en conjunto la Comisaría 21 y una comisión denominada “Fortalecimiento familiar”, donde se busca sacar a los adolescentes de las calles y evitar que sigan delinquiendo.

“Gran parte de los chicos roba porque no tienen contención familiar y es eso lo que estamos tratando de darles”, explicó la dirigente. Otra gestión que llevan adelante es el pedido de más iluminación en los espacios verdes. (AN).

Sigue la obra de pavimentación

Los barrios Limay y La Sirena serán los próximos beneficiados por el Plan de Pavimentación con el que el intendente Horacio Quiroga pretende asfaltar el 67% de las calles de la ciudad, antes de finalizar el 2007. Las obras contemplan unas 33 cuadras y preven una inversión de unos dos millones de pesos. En el caso del barrio La Sirena las calles son Lago Espejo, Petróleo, Labrín, C. Chimehuin, Pehuenches, Namuncurá. En Limay las arterias que se pavimentarán son José Ingenieros, Mango, Nordenstrom, entre La Plata y Fava; Pasteur, entre Gatica y Mango; Pasteur, entre Mango y Leguizamón y Lincoln, entre Gatica y Leguizamón. (AN).

 

Piden que instalen semáforos

Desde hace meses los vecinos del barrio Belgrano reclaman la instalación de semáforos o limitadores de velocidad en la intersección de las calles Río Negro y Chocón. Esperaron con paciencia la respuesta de la municipalidad, pero un accidente ocurrido en la madrugada del sábado fue la gota que desbordó el vaso. “Siguen habiendo choques y nadie hace nada y ni siquiera se acercan desde la municipalidad a darnos algún tipo de solución”, sostuvo Juan Domingo León, quien tiene un comercio en la esquina de Chocón y Río Negro. (AN)

 

EMPEDRADO

Mano de pintura

Los conductores piden a gritos que la comuna pinte los lomos de burro a fin de que no los tome de sorpresa y evitar roturas en el tren delantero de sus vehículos. Las autoridades locales construyeron los denominados reductores de velocidad en sectores claves de la capital para obligar a los automovilistas a disminuir la velocidad de los coches. Pero se vuelven un problema cuando no están señalizados ocasionando “más problemas que los que originalmente se buscaba evitar”, indicó una conductora que se acercó a este diario para reclamar que el municipio pinte los badenes con pinturas refractantes. (AN)

 

CONTACTO

“Río Negro” pone a disposición de los vecinos una línea telefónica y un correo electrónico para que denuncien problemas de infraestructura o servicios: 449-0924 barriosnqn@rionegro.com.ar


Comentarios


Seguridad: la gran preocupación