Seis allanamientos por una banda delictiva

Hay dos demorados sospechados de cometer un violento asalto. Les adjudican varios hechos en la misma zona donde residen.



NEUQUEN (AN).- La Policía realizó ayer seis allanamientos y detuvo a dos personas, sospechadas de integrar una banda que hace una semana baleó a un comerciante del barrio Alta Barda para robarle. Un tercer miembro del grupo no estaba en la vivienda en la que lo buscaron.

De acuerdo con fuentes policiales, la banda se compone de una curiosa mezcla de hijos de trabajadores “que no padecen necesidades extremas” y “elementos marginales que residen en barrios más precarios”.

Los operativos se realizaron entre la mañana y la tarde de ayer en los barrios Alta Barda, 414 Viviendas y Cordón Colón. Estuvieron a cargo de personal de la comisaría Cuarta y del departamento Delitos de la policía provincial.

Los efectivos venían trabajando desde hacía varios días en la identificación del grupo, dos de cuyos integrantes dieron un audaz golpe el pasado lunes 5 a la noche en la Proveeduría del Sur, ubicada al final de calle Los Malvones. Allí ingresaron los dos sujetos arma en mano y le exigieron el dinero de la recaudación al comerciante, que fue identificado como Rafael Sosa, de 44 años.

El hombre se resistió al atraco y le dispararon con un revólver calibre 22. El proyectil rozó el cuero cabelludo de Sosa, quien fue atendido en el hospital Castro Rendón y está fuera de peligro.

Con la descripción de los autores y algunos otros elementos en su poder, la Policía inició una investigación que dio sus frutos con la media docena de allanamientos de ayer.

Según se informó a “Río Negro”, en el barrio Alta Barda fueron detenidos dos jóvenes y se secuestraron algunos elementos vinculados con la causa.

Las identidades no fueron suministradas, pero se supo que tienen alrededor de 22 años y que uno de ellos estaba considerado como testigo de un crimen ocurrido el verano pasado en la zona del balneario Río Grande. El otro no tenía antecedentes y es probable que recupere su libertad en las próximas horas.

Los policías buscaron también una cámara fotográfica, ropas similares a las que vestían los autores del asalto, armas y elementos robados.

“Ahora los detenidos serán sometidos a una rueda de reconocimiento en la cual se definirá si son los que participaron del asalto a la proveeduría”, dijo una fuente policial. “Para nosotros el caso está esclarecido, pero la última palabra la tiene la justicia”, agregó.

La fuente agregó que la banda está integrada “por hijos de trabajadores que viven en el barrio Alta Barda. Nos tienen necesidades extremas, pero pasan mucho tiempo solos y con malas juntas. Se reúnen con jóvenes de otros barrios más carenciados donde el problema de la delincuencia es mayor, y arman estos grupos que en los últimos tiempos cometieron varios hechos”.

Los investigadores lamentaron no haber podido secuestrar más elementos comprometedores. “Todo dependerá de la rueda de reconocimiento”, dijeron, “porque no encontramos las armas ni las cosas que robaron”.

Los dos jóvenes no se resistieron a las detenciones. En uno solo de los allanamientos se presentó una dificultad cuando una mujer cerró con llave la puerta para impedir el acceso de la policía.


Comentarios


Seis allanamientos por una banda delictiva