Semana clave para la dura ley inmigratoria de Arizona



#

Archivo

La ley inmigratoria generó todo tipo de reacciones.

WASHINGTON- Vigilias, protestas, boicots económicos de otros estados y todos los ojos dirigidos hacia la decisión que pueda tomar un juez. Tras meses situada en pleno ojo del huracán del cada vez más inflamado debate migratorio en Estados Unidos, Arizona entra hoy en su semana más crucial. Si no lo evita una decisión judicial de última hora, el jueves una de las leyes más controvertidas del país en los últimos tiempos, la SB1070, podría entrar en vigor. Desde que la gobernadora de Arizona, la republicana Jan Brewer, estampara su firma en la normativa el 29 de abril, no han cesado las protestas nacionales e internacionales que acusan a la ley de ser racialmente discriminatoria y que ya ha provocado el éxodo de cientos de hispanos del estado. Una gran mayoría en Arizona –hasta 60%, según las encuestas– e incluso en buena parte de Estados Unidos apoyan una ley que consideran una reacción al fracaso del gobierno federal por regular la situación de más de 11 millones de indocumentados en el país, una cuestión que, con una crisis económica todavía rampante, vuelve a agitar pasiones. Desde que la jueza Susan Bolton iniciara hace dos semanas las audiencias de la más de media docena de demandas que se han interpuesto contra la controvertida normativa, una de ellas de parte del propio gobierno estadounidense, todas las cábalas se centran en qué decidirá la magistrada a la que le ha caído uno de los casos más políticamente explosivos. Varios de los demandantes han solicitado una suspensión temporal de la ley hasta que la jueza decida sobre las cuestiones de fondo de sus alegatos, que van desde la acusación de discriminación racial hasta el “derecho preeminente” de la ley federal sobre la estatal que garantiza la Constitución y que consideran viola la SB1070. (DPA)


Comentarios


Semana clave para la dura ley inmigratoria de Arizona