“Sensaciones encontradas”



Leí en algunos matutinos, con sensaciones encontradas, que el cabo 1º Francisco Fehrenbacher, quien se desempeñó como maquinista en el destructor ARA Comodoro Py durante la guerra de Malvinas, fue encontrado por un grupo de excombatientes en Concordia, Entre Ríos, abandonado en una quinta, tal vez propiedad de sus parientes, con las facultades mentales alteradas diciendo que fue excombatiente de Malvinas casi 30 años después. Obviamente confirmaron que era él, y estos muchachos están trabajando para que pueda recibir atención psiquiátrica y alguna ayuda social. Recuerdo que al terminar la guerra, muy claramente, por un año no entré en la “colimba”, que a los excombatientes los hicieron bajar a escondidas de los barcos y aviones, tratados como delincuentes, por la simple razón de que algo se terminaba y no se podía mostrar por el estado calamitoso en que llegaban. Tal vez esta persona, como muchas otras, por ser militar de carrera –entiendo y vaya a saber qué paso– se recluyó o lo recluyeron, ya con sus facultades mentales fuera de sí, mientras la Argentina se la pasó discutiendo qué político de raza era más capaz de pilotear una Ferrari o hacer alianzas con piqueteros seudonacionalistas o seudopsicobolches (palabras que acabo de inventar) mientras los que dieron la vida por un ideal o empujados por un borracho hoy se mueren hacinados vaya a saber dónde, como este muchacho. Sí, todos nos ocupamos en los medios y seguro nadie irá preso por los millones que habría robado al Estado el innombrable asesino de sus padres construyendo casas populares de las Madres de la plaza. Por mi parte, el respeto hacia esta persona. Espero que en este país tan políticamente corrupto, más preocupado por el ganador de las elecciones, como si se tratara de un reality de Tinelli, dé lo mínimo necesario que esta persona necesite... tal vez vendiendo la Ferrari que Schoklender compró con mis impuestos alcance. Pablo Wieczorek DNI 17.587.038 Cipolletti

Pablo Wieczorek DNI 17.587.038 Cipolletti


Comentarios


“Sensaciones encontradas”