Separan a cinco policías por el caso Beauvais



Actualizado a las 20:28

Buenos Aires (Télam).- El segundo jefe Departamental de La Matanza, y un capitán y tres oficiales de una comisaría de Lomas de Zamora fueron pasados a disponibilidad por haber sido ineficientes en el comienzo de la investigación por la desaparición de Oscar Beauvais, quien luego apareció asesinado de cuatro tiros en la cabeza. Fuentes policiales aseguraron a Télam que el segundo jefe departamental, inspector Daniel Brindo, fue separado por no haber dado la suficiente importancia a la denuncia presentada por la pareja de Beauvais por “averiguación de paradero”, cuando el ex jefe policial no había regresado a su casa de Ramos Mejía el viernes 12 de agosto pasado.

En tanto, los otros cuatro oficiales fueron pasados a disponibilidad por “no dar intervención a la justicia, ni adoptar los recaudos mínimos para determinar el origen, la titularidad y los motivos por el cual fue hallado el auto (de Beauvais) abandonado”, informó una fuente del Ministerio de Seguridad bonaerense. Estos policías, que prestaban servicio en la comisaría de Villa Galicia, en Lomas de Zamora, son el jefe de la seccional, el capitán Eduardo Suárez; el jefe de Gabinete criminológico, teniente Jorge Alberto Maderna; el oficial de servicio, teniente César Constantino Kiriazis, y un oficial sumariante.

El caso se inició el 12 de agosto pasado, cuando Beauvais concurrió a la Universidad de Lomas a cursar la materia de Derechos Humanos para una licenciatura en Seguridad. Según la investigación, el ex jefe policial fue visto por última vez cerca de las 20.30 en esa facultad, tras lo cual se retiró del lugar.

Horas después, policías de la comisaría de Villa Galicia fueron alertados por vecinos sobre la aparición de un automóvil Peugeot 206 bordó en un humilde barrio, por lo que un patrullero se dirigió al lugar. Las fuentes explicaron que los policías separados hoy “informaron de inmediato el hallazgo del auto, pero en ningún momento se pusieron a investigar de quién era ni por qué había aparecido en ese lugar”.

“Si hubieran actuado como corresponde, se podría haber ganado tiempo en la búsqueda de Beauvais, ya que hasta ese momento ni siquiera se sabía que estaba desaparecido”, dijo a Télam un jefe policial que participa en la investigación del caso. Recién al día siguiente, el sábado 13 de agosto, la pareja de Beauvais, una joven paraguaya de 19 años y embarazada, con la que compartía un departamento en Ramos Mejía, partido de La Matanza, denunció la desaparición del ex jefe policial, quien no había retornado a su hogar.

Con el inicio de la investigación por “averiguación de paradero” comienzan los cuestionamientos al inspector Brindo, entonces subjefe de la Departamental Matanza, ya que según las fuentes policiales demoró en informar sobre la situación a sus superiores. Precisamente la Departamental Matanza quedó totalmente descabezada, ya que quien era el jefe de esa dependencia, comisionado Jorge Bracco, fue pasado a retiro hace 15 días, aunque aparentemente por cuestiones ajenas a la causa por el crimen de Beauvais.

“Bracco ya había cumplido más de 30 años de carrera y por eso fue pasado a retiro”, dijo a Télam una fuente de la investigación, quien además aseguró que ese jefe policial había sido segundo de Beauvais en la Departamental Matanza hasta diciembre del año pasado. El cadáver de Beauvais fue hallado el miércoles 17 de agosto pasado, a metros de un zanjón con cuatro balazos en la cabeza en la localidad de Villa Centenario.

Los investigadores a cargo del fiscal de Lomas de Zamora Guillermo Morlacchi confían en hallar un rastro sobre el o los homicidas en el entrecruzamiento de 75 mil llamadas telefónicas a través del sistema informático VAIC. Para los pesquisas, el crimen fue comentido por un móvil económico y se cree que alguna persona de su círculo íntimo o de amistades puede haber tenido alguna vinculación con el hecho.

Por este motivo, el fiscal Morlacchi mandó a investigar cuántas cuentas bancarias y cajas de seguridad tenía el ex jefe policial y si en alguna de ellas se realizó algún movimiento de dinero importante en los días previos o posteriores al crimen. En lo que va de la investigación ya se detectaron tres cajas fuertes, en dos de las cuales se hallaron pertenencias de Beauvais y una elevada cantidad de dinero.

En un cofre del banco Macro-Bansud de Temperley, cuya llave fue aportada al fiscal por una mujer que mantenía relaciones sentimentales con el ex jefe policial, se encontraron 250 mil dólares, mientras que de otra caja en el banco Comafi de San Isidro se hallaron 97 mil pesos. Pero lo llamativo para los investigadores es que en la tercera caja fuerte encontrada en la casa de la última pareja de Beauvais, una joven de 19 años que está embarazada, no fue hallado ningún elementos de importancia, ni siquiera dinero.

“En esa caja puede estar la clave del caso”, dijo a Télam un jefe policial que participa a diario de la pesquisa del crimen, que prefirió mantener la incógnita sobre los motivos de la afirmación.


Comentarios


Separan a cinco policías por el caso Beauvais