Separan a otros tres policías por el caso Solano

El fiscal dijo que “hay elementos para hablar de un homicidio”. Piden a Gendarmería que colabore en resguardar la seguridad de la familia y en las pericias. Ya se elevó a 25 el número de policías desplazados por la desaparición del joven salteño en noviembre del 2011.



RÍO NEGRO

El gobierno rionegrino dispuso hoy la separación de otros tres efectivos policiales por su posible participación en la desaparición del peón salteño Daniel Solano, en la localidad de Choele Choel el 5 de noviembre pasado. El ministro de Gobierno, Hugo Lastra, aseguró que “existe aparentemente un grado de complicidad en la fuerza policial”. “Hay todo un tema de relaciones que no están muy claras entre las empresas frutícolas, gente que contrataba a los trabajadores golondrinas, y los boliches bailables” dijo el funcionario, en declaraciones a radio Noticias. En tanto, el fiscal a cargo del caso, Guillermo Brodato, dijo que “hay elementos suficientes para hablar de un homicidio, porque no se trata de desaparición de persona”. “Hay quienes tienen responsabilidad directa sobre la desaparición de Daniel” añadió, en diálogo con el mismo medio radial. Brodato anunció también que existen tratativas con Gendarmería Nacional para que colabore en el resguardo de la seguridad de la familia Solano y en las pericias técnicas. El abogado querellante de la familia, Sergio Heredia, insistió en que “surgen cada día nuevos elementos que hacen que ésta sea una historia macabra”. “Se acredita cada día más que Solano fue muerto por un reclamo laboral y por eso se utilizó un equipo parapolicial para sacarlo del boliche, pegarle una paliza y lamentablemente matarlo” siguió diciendo. En declaraciones radio Nativa el letrado consideró que “se trató de policías actuando al margen de la ley al servicio de la empresa Agro Cosecha”, que era la contratista de Solano y otros peones golondrinas para la cosecha de tomate. “Ahora se está desarmando un triple encubrimiento judicial, policial y empresarial”, completó. Solano había llegado a la zona del valle medio a principios de octubre, contratado por Agro Cosecha y debido a irregularidades en la liquidación de jornales y las condiciones de alojamiento, promovió la queja entre sus compañeros. El sábado 5 de noviembre fue a bailar al boliche Macuba, de Choele Choel, de donde fue retirado a la madrugada por personal policial por su aparente participación en un desorden y hay testigos que lo vieron discutiendo en la vereda con los efectivos, pero desde entonces se desconoce su paradero. Por su interés en el esclarecimiento del caso, el gobernador Alberto Weretilneck, y el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda, se reunió hace 10 días con la familia Solano y el juez del la causa, Víctor Soto. Agencia Télam


Comentarios


Separan a otros tres policías por el caso Solano