Sepsis subdiagnosticada



Especialistas de Estados Unidos, Brasil, Bélgica y Holanda disertaron recientemente con un grupo de médicos argentinos acerca de la sepsis severa y aportaron los últimos avances para su diagnóstico y tratamiento. El presidente del Grupo Argentino de Estudio, Difusión e Investigación de la Sepsis (GAEDI), doctor Sergio Blejman, dio a conocer los puntos sobresalientes de este encuentro, que tuvo lugar en Buenos Aires.

Los especialistas reunidos resaltaron el hecho de que los accidentes de tránsito que se cometen en la Argentina, cuyos índices están entre los mayores del mundo, no causan tantas muertes como la sepsis severa. Este tipo de infección, generada cuando algún germen entra en el organismo y este no posee defensas para enfrentarlo, es muy frecuente en las unidades de terapia intensiva y compromete, al menos, un órgano vital.

Se trata de una infección grave, acompañada de otros síntomas, que generalmente se asocia con la falta de defensas de pacientes internados, aunque no es esta la causa excluyente ya que una infección producida en cualquier parte puede derivar en una sepsis. En la Argentina serían 50 las personas que diariamente fallecen por esta causa.

Para atacarla, el cuerpo utiliza todos los recursos disponibles y en el intento puede llegar a destruir otras partes del organismo. “Típicamente, la sepsis severa comienza con una infección que involucra a la piel, garganta, o incluso a los pulmones –indica el doctor Sergio Blejman–, pero por lo general el corazón es el órgano más afectado”.

Se trata de una enfermedad infecciosa, pero no contagiosa. Cobra más vidas que el cáncer de mama, próstata, colon y páncreas. Y sin un antibiótico adecuado, puede llevar a la muerte en cuestión de horas. Los pacientes inmunodeprimidos son los más vulnerables, razón que explica la incidencia de las sepsis en la población hospitalaria. Aunque según el especialista, “los bebés prematuros suelen ser las víctimas más usuales, dado que nacen con mecanismos de defensa no desarrollados y si tienen complicaciones, pueden morir por sepsis”. Una sepsis es definida por la existencia de una infección, cuando la persona padece además dos síntomas de lo que los médicos llaman “síndrome de respuesta inflamatoria sistémica” (SRIS), según lo define el presidente del GAEDI.

Este síndrome se caracteriza por:

• Taquicardia, con una frecuencia cardíaca mayor a 90 latidos por minuto.

• Taquipnea, que es una frecuencia respiratoria mayor a veinte ciclos respiratorios por segundo.

• Fiebre (+38ºC) o hipotermia (temperatura corporal menor a 36ºC)

• Leucocitosis, o aumento de los glóbulos blancos en el examen de sangre.

• Leucopenia: disminución de los glóbulos blancos en el examen de sangre.

• También puede fallar el hígado.


Comentarios


Sepsis subdiagnosticada