Serán sacerdotes



ROCA (AR).- Con la Catedral roquense colmada de fieles, la Diócesis del Alto Valle ordenó ayer a sus dos nuevos diáconos. La celebración de la comunidad católica regional fue presidida por el obispo, Néstor Navarro, y tuvo como protagonistas a Héctor García Gambino y Fernando Fernández.

García Gambino fue consagrado diácono en orden al sacerdocio el mismo día en que cumplió 57 años. El hombre es dueño de una llamativa historia, ya que decidió abandonar la profesión de ingeniero agrónomo. También cuenta en su currículum el cargo de intendente de Catriel, asumido durante la década del '70.

Por su parte, Fernández es un joven de 26 años nacido en Luis Beltrán pero radicado en Cipolletti desde principios de los '90.

Los nuevos diáconos pasarán a ser sacerdotes entre setiembre y octubre próximos.


Comentarios


Serán sacerdotes