Serios incidentes en las inferiores de la neuquina

Los incidentes en el fútbol no paran. Ayer, el epicentro fue un partido de las divisiones inferiores de la Lifune. En el cotejo Petrolero-Independiente, el árbitro Carlos Zalazar fue agredido por el DT y el delegado del club huinculense.



NEUQUEN (AN).- Las inferiores de Lifune tuvieron una tarde para el olvido. El partido de séptima división entre Petrolero Argentino e Independiente terminó de la peor manera, porque fue agredido el árbitro zapalino Carlos Salazar.

Después del cotejo (2-2), el juez del encuentro hizo la denuncia en la policía Sexta de Plaza Huincul, en la que detalló que al finalizar el partido fue agredido por el director técnico Horacio Lea y el delegado Marcelo Marifil, ambos de Petrolero Argentino.

Según él relata, recibió golpes de puño y patadas por todo el cuerpo y también se sumaron algunos jugadores y simpatizantes, a quienes no pudo identificar.

En la declaración explicó además que "algunos hinchas ingresaron al estadio con cadenas y palos. No hubo control en la entrada y todo se originó por la expulsión de un jugador que lo había insultado".

Estos datos fueron dados a conocer por el comisario inspector Miguel Angel Molina, a cargo de la dirección de Seguridad local.

A los pocos minutos de este lamentable incidente, Carlos Escobar, presidente de la ADAF (Asociación de Arbitros de Fútbol) se comunicó con "Río Negro" y sostuvo: "Hablé con mis colegas y me explicaron que los hinchas saltaron el alambrado e ingresaron con cadenas a la cancha".

"Además -agregó- me comuniqué con (Carlos) Irízar -presidente de la Lifune- y le dije que no quería pararle la final entre Petrolero y Centenario, pero que trate de cambiar de cancha o de aumentar la custodia policial. Si armaron ese lío en divisiones menores, ni me quiero imaginar lo que puede pasar mañana (por hoy)".

El comisario Molina también se refirió al cambio de escenario y sostuvo que "ayer estuvimos viendo las instalaciones y no reúne las condiciones. Sin embargo los directivos insistieron y por eso pedimos un refuerzo a Neuquén. Habrá alrededor de 50 efectivos para controlar la seguridad".

Desde Petrolero, el directivo Héctor Vergara manifestó que llegó cuando los partidos de inferiores ya habían finalizado y que no escuchó ningún comentario.

Sobre el cambio de cancha, no opinó de la misma manera y explicó: "mantuve una reunión con la policía y me dijo que estaban dadas las condiciones para que se juegue en nuestra cancha. Me aclaró que habrá más policías y que además se hará un operativo especial".

Anoche, desde la liga neuquina, se ratificó que el decisivo cotejo se jugará en el reducto de los "naranjas" y que los dirigentes de Plaza Huincul se comprometieron a brindar toda la seguridad.


Comentarios


Serios incidentes en las inferiores de la neuquina