¿Shell marca una nueva tendencia en el mercado?

La firma anglo holandesa acaba de comprar BG en 70.000 millones de dólares. Es la mayor fusión en 10 años, al amparo de los bajos precios del crudo.



#

NUEVA OLA DE FUSIONES PETROLERAS

A fines del año pasado, cuando el precio del crudo ya había caído un 49% y estaba a punto de cruzar la barrera de los u$s 50 por barril, el diario español Expansión, publicó una nota de Roberto Casado titulada “La caída del crudo invita a las fusiones de petroleras”, la cual fue reproducida en este Suplemento Económico esa misma semana.

En ella, el especialista ya anunciaba la posibilidad de la venta del grupo británico BG, y mencionaba como posibles oferentes a Exxon y a Royal Dutch Shell.

El anticipo se materializó en estos últimos días, cuando la anglo holandesa hizo oficial su oferta pública de adquisición (OPA) por 70.000 millones de dólares, en lo que significa la mayor fusion entre dos grandes de los hidrocarburos, en los últimos diez años.

El análisis de Casado, hacía incapié en las dificultades que provoca el horizonte de precios del barril de crudo en el rango de u$s 50, en tanto los costos en los pozos de algunas de las regiones productoras, superan largamente dicho valor. Se necesita más tecnología y una nueva escala de empresa para adaptarse a esta nueva realidad de precios.

Sin ir mas lejos, distintos actores del sector han manifestado que la explotación no convencional en la cuenca neuquina, requiere un barril de no menos de u$s 80, lo que muestra el esfuerzo que se debará hacer para lograr un producto competitivo.

Las principales empresas del mundo comenzaron hace tiempo a buscar opciones, y en ese marco, ya se habla de una nueva ola de grandes fusiones petroleras. El crudo y sus derivados no solo constituye uno de los negocios a gran escala mas rentables del mundo sino que, pese a la búsqueda de fuentes alternativas de energía, sigue siendo el insumo principal de la industria y el transporte. Por ese motivo, el escenario de la producción global de hidrocarburos es sumamente complejo. En el, se entremezclan las estrategias empresarias, las políticas nacionales y las alianzas geopolíticas entre las principales potencias del mundo.

Por esa misma causa, es dificil crear etiquetas y estandarizar a las empresas del sector. Pero al observar el tablero de la producción petrolera en todo el globo, pueden trazarse algunos ejes que sirven para entender la lógica de la actividad, y los distintos cursos de acción.

La primer distinción importante, se da entre las empresas occidentales y las orientales (especialmente las de Medio Oriente).

Estas últimas no se rigen por la lógica del mercado, ni por la eficiencia empresaria característica de la economía capitalista. Uno de sus principales argumentos esta dado en loscostos de producción, que son muy inferiores a los de occidente. Pero ademas, poseen una forma particular de hacer negocios, propia de la cultura y los valores orientales. Pese a ello, si se observa la lista del infograma adjunto, las tres empresas orientales rankeadas representan el 40% del total producido por las diez petroleras mas grandes del mundo.

Las empresas ocidentales en cambio, pueden separarse en tres grandes grupos, que definen su estrategia de producción y su acceso al mercado.

Las primeras son aquellas que cuentan con activos propios en reservas de gas y petróleo para explotación, pero son en general empresas de capital nacional, asociadas al estado de su país de origen y que abastecen, principalmente, el mercado interno propio, sin incursionar, por lo general, en la explotación fronteras afuera. Entre ellas se puede mencionar la rusa Gazprom, la mexicana Pemex, la venezolana PDVSA, la brasilera Petrobras o la argentina YPF.

Un segundo grupo, esta compuesto por empresas sin activos propios, que se dedican a comercializar solo el know how empresario y a producir a traves de terceras empresas en el mundo. Entre ellas figura la anglo holandesa Shell, la francesa Total o la española Repsol.

Por último, existe un grupo de empresas que cuenta con activos y reservas propios, y a la vez comercializan su know how de forma global, incursionando en la producción en terceros paises. Entre ellas, figuran las norteamericanas Exxon y Chevron, o las chinas Sinopec y Petrochina.

Todo indica que en la nueva lucha por el mercado del oro negro, para poder competir en forma eficiente, la alternativa es seguir buscando escalas adecuadas para bajar los costos ya que como todo commoditie, la producción de petróleo se basa en un negocio basada en los volúmenes comercializados. Pero las fusiones son multimillonarias. Tomando el ejemplo de la compra de BG esta representa algo más del valor de 5 empresas de las características de YPF. En este contexto, que ya se está imponiendo en el mercado de hidrocarburos, las pequeñas y medianas petroleras deben re direccionar su plan de negocios si no quieren terminar siendo absorbidas por las grandes hermanas del mercado occidental.

Redacción Central


Comentarios


¿Shell marca una nueva tendencia en el mercado?