Sí, aún creo que soy sexy

Rod Stewart cumple





LONDRES (DPA).- Melena, gafas de sol, los botones de la camisa desabrochados, una cadena de oro en el cuello, un abrigo de piel sobre los hombros y una rubia de la mano. Rod Stewart era la encarnación de los 70. Para aquella generación, hits como «Sailing» y «Da Ya Think I'm Sexy» forman parte de la banda sonora de su juventud.

El lunes el rockero británico cumple 60 años, y sigue teniendo el mismo peinado de entonces y, a primera vista, la misma rubia de la mano (aunque en realidad es otra, igual a aquella). Cualquier otra persona haría el ridículo. Pero Rod puede seguir siendo como es.

Es decir, no está exactamente igual que entonces. Hubo algunos cambios: «Cuando uno tiene 23 años, simplemente quiere irse a la cama con todas. Ahora quiero estar con mis hijos y con mi maravillosa novia».

El adicto a las rubias tiene cinco hijos de tres relaciones diferentes y actualmente está en pareja con la fotógrafa Penny Lancaster, que al principio no era tan rubia, pero ahora sí lo es. Según cuenta la leyenda, en su lugar de residencia en Los Angeles viven todos sus hijos y ex mujeres alejados a cinco minutos en coche unos de otros. El músico asegura que mantiene una buena relación con todas sus ex.

Desde hace algún tiempo, Rod Stewart vuelve a estar en lo más alto. En octubre ocupó por primera vez en 25 años el primer lugar en los charts estadounidenses con su disco «Stardust…The Great American Songbook Volume III».

«Un hombre de gusto dudoso en casi todos los ámbitos, exceptuando el de la música pop», lo describió el diario «The Independent».

Antes, cuando se vestía de satén sobre el escenario y llevaba abrigos de piel de leopardo, no se hubiera imaginado nunca que a la edad de la jubilación iba a seguir teniendo éxito, admitió. Sólo cuando hace pocos años asistió a un concierto a Tom Jones lo vio claro: «El hombre tiene 60. Es una edad posible».

El artista, que según sus propias confesiones pasaba antes varias horas delante del espejo, se entrena hoy casi diariamente en el gimnasio o sobre una cancha de fútbol. En su casa de Inglaterra tiene un campo propio, con duchas y vestuario. Las mujeres y el fútbol – sigue diciendo en muchas entrevistas- son las dos cosas que más le interesan. Esa postura es justo la que gusta a sus fans.

«Siempre fue más fácil ser como Rod Stewart que como Hendrix, Jagger o Jim Morrison», reconoce el escritor Nick Hornby. «Sólo hacía falta beberse una copa, ligarse a una chica y amar el fútbol. Tras tantos años, seguiría saliendo encantado a tomar unas copas con Rod. Y no hablaría sobre equipos de fútbol o tipos de cerveza, sino sobre música. Sabe mucho más de lo que admite».


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Sí, aún creo que soy sexy