“Si inflamos de un lado, el otro también se infla”



Días pasados leí una carta de un lector, en la que hacía referencia a los altos valores de los alquileres y ventas de viviendas o departamentos en las ciudades del Alto Valle. Lo que ese lector creo que no sabe es que las inmobiliarias se han globalizado con la ciudad de Buenos Aires, donde atiende Dios, y con ello se están direccionando los distintos valores del mercado inmobiliario, a efectos de obtener ellos, mayores ganancias en sus comisiones, gastos administrativos y garantías de sus alquileres o ventas, otro tanto ocurre con las constructoras de casas, departamentos y complejos privados. Al manejar los valores de esos mercados, logran con sus valores afectar significativamente las otras economías locales y regionales, estableciendo pautas, cálculos y otros ítems para determinar los precios de alquileres y ventas de propiedades de terceros o propias, al no tener estas actividades de tasación verdaderos controles oficiales en las determinaciones de valores, ocurren muchas distorsiones, que en general los favorecen a ellos, por efecto dominó repercuten en otras actividades provocando inflación ficticia donde no existe, y con ello se provoca una generación inflacionaria de muchas economías distintas, que toma esos valores para estimar los precios de muchos productos o servicios, distorsionando todas las economías de consumo masivo o selecto. Como corporaciones económicas que se han transformado las actividades inmobiliarias y de la construcción, es evidente que si no se verifican los valores que imponen en esos mercados, es probable que el país no logre la estabilidad macroeconómica necesaria, siempre habrá sobresaltos no naturales y no vegetativos, que toda actividad responde, si inflamos de un lado, el otro lado también se infla, y a veces estalla. Walter A. Vallejos, DNI 8.213.789 – Viedma

Walter A. Vallejos, DNI 8.213.789 – Viedma


Comentarios


“Si inflamos de un lado, el otro también se infla”