Si no mejora el recupero, Río Negro hará menos casas

Es inferior al 35% y cayó más del 40% en el 2002.



VIEDMA (AV)- Una auditoría nacional detectó que Río Negro tiene bajo índice en el cobro de las cuotas del Fonavi y en viviendas escrituradas. El informe constituye un alerta sobre varian-tes determinantes para mantener los cupos prometidos en el Plan Federal de Viviendas.

A Río Negro se asignaron 3.000 unidades, pero para ello debe cumplir con distintas metas de revisión trimestral en el 2005. Entre ellas, figura el recupero de inversiones del Fonavi y la ejecución rápida de los programas habitacionales. Por caso, en el pri-mer semestre de lanzado el Plan Federal debe construir un 10% de las unidades previstas.

Siempre en el IPPV se denun-ció un buen nivel de recupero (la actual gestión informó recientemente que alcanzaba al 60%) pero esa información se contradice con las conclusiones de la última auditoria del Fonavi. Inclu-so, Río Negro aparece con la caí- da más importante del país en el 2002: disminuyó un 41% su recaudación por cuotas habitacionales. Otro dato nacional: la cobrabilidad de esa facturación está por debajo del 35%.

El estudio -que corresponde al ejercicio 2002 y concluyó en el primer semestre de este año- plantea que el recupero de las inversiones registró "una disminución general del 1,48%". Afirma que doce provincias subieron esos ingresos, destacándose Neuquén con un 141%. El resto bajó "significativamente su recaudación" pero la auditoría resalta a Río Negro con una caída del 41,14%, seguida por Formosa, Buenos Aires, La Pampa, Tucumán, Mendoza y Córdoba.

La ejecución de viviendas será otro elemento decisivo para mantener el cupo nacional. En ese sentido, la oposición (públicamente) y el oficialismo (en silencio) coinciden en la preocupación y lo hacen con fundamentos valederos. Ocurre que la conducción de Vicente Pili en el IPPV no demostró -hasta ahora- celeridad funcional. Entonces, salvo raras excepciones, Río Negro aún en el 2004 no llamó a licitación de planes habitacionales. Hace varias semanas, la cartera de Hacienda y Obras Públicas avaló un programa de unas 400 viviendas, pero no hay todavía convocatoria a licitación. Las culpas que se argumentan en el IPPV apuntan a demoras formales o falta de tierras.

Al margen de la razón, Nación dejó en claro que no dudará en reducir los cupos iniciales si Río Negro no acelera sus tiempos de ejecución. Frente a esta situación, el bloque justicialista elevó un proyecto para crear una comisión

técnica de seguimiento de la ejecución y cumplimiento de las metas asumidas en el Plan Federal de Viviendas.

En los fundamentos, esa bancada advierte sobre los resultados de la auditoria del Fonavi, realizado por el ministerio de Planificación Federal Inversión Pública y Servicios.

Además, el nivel de recupero nacional en relación con la facturación promedia el 35,09%, lo cual equivale a una disminución del 1,11% respecto del 2001. Hay provincias por encima del 50% pero Río Negro está entre la docena que tiene una cobrabilidad por debajo del 35%, siempre según la auditoría nacional.

En el 2002, el IPPV contabili-zó 29.480.145 pesos, de los cua-les sólo 1.041.779 pesos fueron por recupero de cuotas.

Hay provincias donde los recursos del Fonavi para la política habitacional tienen una incidencia inferior al 35%, pero en Río Negro supera el 86%. En Chubut equivalen a un 39% y Neuquén al 60%.

Entre los datos positivos, el IPPV registra un bajo índice de gastos de funcionamiento -con un 6,6%- cuando el promedio nacional ronda el 16%. Esas erogaciones en Chubut llegan al 10,9% y en Neuquén al 16,99%.

Asimismo, hay otro cuestionamiento de la auditoría: el proceso de escrituración y regularización dominial. El informe menciona que en el país el 40,5% de las viviendas adjudicadas ya están escrituradas cuando en el 2001 era del 38,9%.

En cambio, Río Negro no escrituró en el 2002 ninguna de las 631 unidades adjudicadas. La provincia está ubicada en el rango más critico, con sólo un 19,4% de viviendas con escrituras. Las adjudicadas son 31.834 unidades, de las cuales sólo 6.180 fueron escrituradas. Chubut registra un 71% de viviendas regularizadas, Neuquén un 47,7% y La Pampa con un 52,9%.

En otra parte, el estudio del Fonavi -de 66 páginas- revisa las unidades que se concluyeron en el 2002 en relación a las que es

taban en ejecución. El promedio nacional fue del 3,3 que refleja "una disminución en la cantidad de viviendas terminadas frente a las que se encontraban en ejecución". Se menciona que en Río Negro -como otras 12 provincias- "la producción de unidades ha descendido tanto en el nivel de ejecución como en las unidades terminadas", "hecho producido fundamentalmente en la demora en la implementación de la redeterminación de los montos de los contratos de las obras".

Nación otorgará central importancia a la evolución de estos índices, pues el Plan Federal exi-ge metas para mantener las asignaciones y trimestralmente se revisarán tres objetivos decisivos: eficiencia en el gasto" del Fonavi, nivel de ejecución y de desocupación, y optimización en el recupero de las cuotas del Fonavi.

 

 

Adrián Pecollo

pecollowa@yahoo.com.ar

Viviendas más caras

Un análisis del período 1983-2001 plantea que Río Negro ocupa el sexto lugar en transferencias recibidas del Fonavi pero logra el decimosegundo lugar por las viviendas construidas.

El informe -efectuado por el asesor económico del justicialismo, Luis Esquivel- concluye que existió una "deficiente asignación de los fondos y una inadecuada utilización de los mismos".

También se cuestiona el costo promedio de construcción de una vivienda. En Río Negro se registra un valor promedio de 30.543,45 pesos, representando un 28,5% más que una vivienda equivalente en Chubut y un 18,6% superior a la de Neuquén.

La diferencia no es menor, pues "los costos de Chubut hubiesen permitido a Río Negro construir 7.372 viviendas más que las realizadas entre 1983 y 2001". Según el estudio justicialista, Río Negro recibió la provincia más de 790 millones de pesos y se ubicó así en el sexto lugar en el ranking de las transferencias del Fonavi, detrás de Buenos Aires, Santa Fe, Corrientes, Córdoba y Misiones. Entre 1983 y 2001, el IPPV construyó 25.889 unidades, ubicándose en el decimosegundo lugar. (AV)

Propuesta del justicialismo

La bancada justicialista advirtió los riesgos que la ineficiencia del IPPV podrían ocasionar a Río Ne-gro por lo que presentó un proyecto para crear una comisión que garantice el cumplimiento de las metas y, consecuentemente, mantener la asignación de Nación de los recursos para las 3.000 viviendas.

La bloque -que preside Javier Iud- resaltó que es "necesario garantizar una ejecución eficiente de los recursos" para "mantener la asignación inicial de las 3.000 viviendas" para la provincia, como lo plantea el artículo tercero del convenio marco.

El proyecto ratifica que "la distribución por jurisdicción tiene el carácter de inicial" y será ajustada después de un semestre de inicio del Programa. Luego será en forma trimestral, considerando tres indicadores centrales: "eficiencia en el gasto, características del déficit habitacional y nivel de desocupación, y optimización del recupero de las cuotas del Fonavi.

El bloque justicialista advirtió que Río Negro ha descuidado la política de recupero, destacando que está en el anteúltimo lugar en relación a la eficiencia de cobrabilidad.

Cuestionó la "ejecución efectiva en obras ya que no llegó siquiera al 70% de los recursos del Fonavi". Este índice será importante para mantener el cupo asignado en el Convenio Federal.

Por ello, propone crear de una Comisión Fiscalizadora, que estará integrada por seis miembros: dos representantes de la Legislatura -uno por la mayoría y otro por la minoría-, dos del Ejecutivo y dos del gre-mio de la UOCRA. (AV)

Nota asociada: En Neuquén faltan 6.000 viviendas sociales  

Nota asociada: En Neuquén faltan 6.000 viviendas sociales  


Comentarios


Si no mejora el recupero, Río Negro hará menos casas