Sierra Grande quiere que la minera mitigue las voladuras

Dieron aviso a Medio Ambiente para que haga cumplir compromisos



#

El polvo de hierro en suspensión envuelve la zona del puerto y afecta playas del litoral marítimo serrano.

SIERRA GRANDE (ASG).- El municipio de Sierra Grande a través del secretario de Medio Ambiente, Juan Pablo Jodurcha, hizo pública su preocupación acerca de las voladuras de polvo de hierro en el puerto de Punta Colorada, cerca de Playas Doradas. El funcionario dijo que conoce perfectamente la situación y que espera que la empresa MCC Minera Sierra Grande, propietaria de la pila de hierro, resuelva el problema. Agregó que extraoficialmente supo que en pocos días llegará un nuevo buque para cargar el hierro allí acopiado. No obstante ya dio aviso a la Secretaría de Medio Ambiente de la provincia para que inspeccionen la empresa y realicen los controles necesarios para que se cumpla con mitigar los efectos que puede tener el polvo de hierro mientras es removido para su ubicación en los buques. La montaña de concentrado de hierro en Punta Colorada está a la intemperie a escasos 200 metros del mar y 7 km al sur de Playas Doradas, pero muy cerca de otros sitios de interés como son playas Las Casitas y Los Suecos que se caracterizan especialmente por la actividad de la pesca deportiva desde la costa. Se cree que unas 60 mil toneladas de hierro están acumuladas en el puerto sin ningún tipo de resguardo que evite la voladura a pesar los compromisos que asumió la empresa el año pasado ante el ex Codema, actual Secretaría de Medio Ambiente. El fin de semana con una villa balnearia llena de turistas desde Playas Doradas se pudo ver cómo el negro polvo de hierro volaba por los aires a raíz de la acción del viento. Ayer Jodurcha dijo que conocía los compromisos que asumió la MCC Minera Sierra Grande pero que hasta ahora “no han colocado ni siquiera un ladrillo”, y que la empresa pondría una media sombra en lugar del muro de seis metros de alto que se había comprometido en construir.


Comentarios


Sierra Grande quiere que la minera mitigue las voladuras