Siete años de prisión por el robo a una constructora

El acusado confesó y dijo que sufría una apremiante situación económica. Cuando escapaba con un cómplice se les quedó el auto sin nafta. Encañonaron a un vecino y le llevaron su vehículo hasta fundirlo.

ROCA (AR).- Un sujeto que fue detenido tras robar junto a un cómplice en las oficinas de una empresa constructora de Roca, darse a la fuga, quedarse sin nafta y robar otro vehículo para finalmente chocarlo, fue condenado ayer a siete años de prisión por la Cámara Tercera del Crimen.

La sentencia recayó en Carlos Altamirano, de 59 años, quien reconoció la autoría del hecho, pero adujo que lo cometió ante la apremiante situación económica por la que estaba pasando.

Sin embargo, tanto el fiscal Eduardo Scilipotti como los integrantes del Tribunal, desestimaron esta fundamentación a la hora de solicitar y graduar la pena.

El robo se produjo el 9 de marzo del año pasado a las 13. Altamirano y un cómplice que logró escapar y nunca fue identificado, asaltaron la oficina de la empresa Kantor Construcciones SRL, ubicada en Kennedy 1.874 de Roca.

Hasta allí habían llegado en un Fiat Regatta, y esgrimiendo un arma de fuego, redujeron a los empleados y clientes a quienes obligaron a tirarse al piso. De allí se llevaron cerca de 2.280 pesos y tres celulares.

Cuando emprendían la huida en el Regatta, otro empleado de la empresa se dio cuenta lo que ocurría y los persiguió en una camioneta Chevrolet.

La mala suerte de los ladrones comenzó a las pocas cuadras, cuando el Regatta se empezó a quedar sin nafta. Pararon en la calle Gadano al 1.300 y encañonaron a un joven quien sacaba su vehículo del garage y tenía a sus dos pequeños hijos en su Peugeot 205 para llevarlos a la escuela.

Pequeños en crisis

Lo apuntaron con el arma, bajaron a uno de sus hijos, mientras el otro lo hizo por sus propios medios, y se llevaron el Peugeot en medio de una crisis nerviosa sufrida por los pequeños.

La maniobra fue advertida por el empleado que los perseguía, quien no dudó en chocar el vehículo que acababan de robar. Sin embargo, no pudo impedir que estos continuaran con la fuga.

De todos modos, Altamirano y su cómplice realizaron una seguidilla de malas maniobras que provocó la rotura de las cubiertas delantera del Peugeot y la rajadura del cárter, cuya consecuencia fue la rotura del motor.

El vehículo quedó frente a una herrería ubicada a unas seis cuadras, por lo que intentaron escaparse a la carrera. Ambos salieron en distintas direcciones, y sólo Altamirano fue detenido a los pocos metros.

El ayer condenado ratificó su declaración en la que había dicho que los hechos los cometió por la mala situación económica que atravesaba en Regina y que aceptó cuando su cómplice le propuso "viajar a Roca a buscar plata".

A pesar de que aseguró que el revólver calibre 38 no era suyo, los jueces coincidieron en afirmar que fue él quien lo usó, ya que como el mismo imputado dijo, su cómplice tenía la mano lastimada.

A la hora de dictar sentencia se tuvo en cuenta su falta de antecedentes, por lo que Altamirano fue condenado a siete años de prisión.


Comentarios


Siete años de prisión por el robo a una constructora