Siete detenidos tras un raid delictivo en Bariloche

Asaltaron cuatro locales durante la madrugada.Los sospechosos tienen amplios antecedentes.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El impresionante raid de asaltos a mano armada que alarmó a Bariloche ayer por la madrugada, y afectó a dos locutorios, un quiosco y una estación de servicio, finalizó con la detención de siete sospechosos y el secuestro de armas y elementos presuntamente utilizados para cometer los robos.

La policía cree que los detenidos tuvieron algo que ver con todos los asaltos, y el secuestro de dólares y paquetes con monedas confirmaría las sospechas.

Los detenidos están a disposición del juez Héctor Leguizamón Pondal pero todavía no se prestaron al reconocimiento de los damnificados, diligencia que podría concretarse hoy por la mañana.

El primer asalto ocurrió a la 1 de ayer en el locutorio telefónico Del Lago, ubicado en Juan Manuel de Rosas 498, donde ingresaron dos delincuentes que después de amenazar a los empleados se llevaron los 1.140 pesos que habían recaudado durante todo el día.

El siguiente robo se produjo a las 7.45 en la flamante estación de servicio situada en Moreno y Morales, a pocos metros del Centro Cívico, cuando un asaltante solitario que empuñaba un arma de fuego redujo a los empleados y los despojó de aproximadamente 300 pesos. Los damnificados sospechan que el delincuente actuó con un cómplice que observaba la escena desde un lugar cercano.

Otros dos asaltantes a cara descubierta se presentaron a las 8.25 en el quiosco Más, ubicado en Moreno y O»Connor, frente al hospital Zonal. De allí se llevaron 140 pesos, entre billetes y monedas empaquetadas, y huyeron en un taxi que los aguardaba en las cercanías.

El último robo ocurrió en el locutorio de Onelli y Tiscornia, a las 8.50, cuando dos encapuchados encañonaron a los empleados y se alzaron con los 140 pesos que tenían preparados para dar cambio.

Las autoridades de la comisaría Segunda identificaron a dos taxis que efectuaron el traslado de los delincuentes y llegaron al domicilio de la familia Liempe, ubicado en Neuquén 1.623. Lo rodearon mientras gestionaban la orden de allanamiento que poco después firmó el juez Leguizamón Pondal.

A las 10.30, cuando la policía mantenía una discreta vigilancia sobre la vivienda señalada, cinco sospechosos, entre ellos una mujer, trataron de eludir el cerco policial mientras se desprendían de elementos incriminatorios. Los policías capturaron Beatriz Millaqueo, que ya había sido detenida la semana anterior, a Walter Jaén, a Roberto Liempe y a dos menores de 17 años. Todos registran abundantes antecedentes y Jaén y Liempe tenían pedido de captura de varios juzgados.

Al allanar la vivienda, los uniformados recogieron dos capuchas, una pistola calibre 38, proyectiles, varios gramos de marihuana, psicofármacos y jeringas hipodérmicas. Después encontraron dinero, monedas empaquetadas, otra pistola calibre 22, que habían escondido dentro de un paquete de yerba, y detuvieron por encubrimiento a las dos mujeres que habían quedado dentro de la casa. Una de ellas fue identificada como Andrea Liempe, y la otra es una menor de 16 años. Era probable que la menor fuera dejada en libertad porque debía amamantar a un bebé de pocos meses que llevó con ella cuando fue trasladada a la comisaría.

La policía cree que desarticuló a una peligrosa banda que cometió abundantes asaltos en los últimos meses, pero la incriminación de los detenidos depende del reconocimiento de las víctimas.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios