Sigue el conflicto en la toma

Los enfrentamientos entre vecinos y la Policía concluyeron en un desalojo de la ocupación. Fracasaron las negociaciones con funcionarios provinciales. Efectivos policiales desarmaron casillas y custodian el predio. Hubo ataques a la comisaría 19 y un saqueo en la delegación de Acción Social. |Imágenes de los enfrentamientos en la toma|



 

Con una guardia permanente la policía se encuentra custodiando los terrenos en los que hasta anoche se encontraba la toma del barrio Confluencia, en Neuquén. Los vecinos se reunieron este mediodía con funcionarios provinciales pero no lograron acuerdos. Un grupo de personas sigue resistiendo el desalojo, que ya es total.

Con más de 12 horas de enfrentamientos la situación sigue siendo problemática. Se mantienen algunos choques aislados, pero el grueso de la tensión se concentra sobre lo que pueda ocurrir en la próximas horas.

Según se informó se habría lanzado una convocatoria para acompañar el pedido de los vecinos de la toma que exigen quedarse en el lugar que ocupaban hasta ayer.

Luego de los cruces más violentos en horas de la madrugada y tras la represión, la policía tomo el control de las tierras ocupadas. Durante la mañana se mantuvieron en el lugar -que se encuentra lindando un depósito de la fuerza especial DESPO- y pasado el mediodía desmantelaron la ocupación.

Pasadas las 15, la policía asistida con un camión volcador y una topadora del municipio terminó por desarmar las precarias viviendas que se asentaban sobre el predio. Los elementos utilizados por los ocupantes para construir sus casillas fueron retirados del lugar.

Anteriormente algunas de las viviendas fueron alcanzadas por el fuego, destruyéndolas parcialmente. Las acusaciones fueron cruzadas entre ocupantes y la policía. Las maderas, nailons, cartones y chapas que quedaban fueron amontonados por los efectivos que desalojaron totalmente la ocupación.     

 

La violencia empezó anoche.- Ayer se registraron violentos enfrentamientos entre vecinos de la toma del barrio Confluencia y la Policía que desde hace principios de septiembre ocupan un predio ubicado en calles Boerr y Obrero Argentino.

Cuando un grupo de integrantes de la toma realizaba un zanjeo para llevar agua en forma clandestina al predio en el que habitaban unas 80 familias. La policía advirtió que también querían colgarse del tendido eléctrico, cosa que los vecinos desmintieron.

Ante esa situación la policía interrumpió el zanjeo que se realizaba, debido a que la orden judicial dictada semanas atrás por el juez Marcelo Benavides impedía la consolidación del asentamiento.

La policía reprimió con gases lacrimógenos y balas de goma, impidió la conexión y además los desalojó del lugar.

Los enfrentamientos continuaron hasta la mañana de hoy. Hubo ataques al edificio de la comisaría 19 y saqueos a la delegación local de Acción Social donde se llevaron ropa, frazadas, alimentos y computadoras.  

 

Lo amenazaron con dos pistolas en la cabeza.- En el marco de estos episodios de violencia el secretario general del gremio de los trabajadores judiciales (Sejun) Edgardo Chervabaz, denunció que fue agredido por efectivos policiales quienes incluso le habrían apoyado armas de fuego contra su cabeza.

El incidente ocurrió cerca de las tres de la mañana mientras conversaba con gente de la toma y colegas de otros gremios. “Me empujaron contra un vehículo, boca abajo, y mientras nos gritaban me apoyaron dos armas a la vez en la cabeza” señaló Chervabaz.

 

Fuente: Agencia Neuquén

 


Comentarios


Sigue el conflicto en la toma