Sigue la angustia por el secuestro de Nicolás



BUENOS AIRES (DyN).- La familia de Nicolás Garnil, el chico de 17 años que fue secuestrado el domingo 25 de julio cuando iba a misa con su madre, estaría viviendo horas claves en la definición del caso, pero la angustia continuaba ya que el menor seguía en manos de los captores.

Si bien la versión no fue confirmada oficialmente, los rumores más recientes indicaban que se habría pactado el pago del rescate después de la prueba de vida que llegó el viernes pasado. Esa hipótesis era abonada por varias circunstancias: en la casa de la calle Navarro al 4.200, de San Isidro, la presencia periodística había disminuido, lo cual facilitaría la entrada y salida de los familiares directos del chico.

Además, uno de los autos de la casa no estaba y se había suspendido la convocatoria realizada para la tarde de ayer en reclamo de la liberación del chico. Pero lo cierto es que todas eran especulaciones, ya que por el momento no había ninguna información que confirmara la noticia.

Las fuentes consultadas, en tanto, prefirieron mantener la reserva del caso, como lo vienen haciendo desde el inicio. Y, de ser reales los rumores, tampoco saldrían a confirmarlo para no hacer peligrar la negociación, se añadió. Lo cierto es que, hasta anoche, Nicolás seguía en manos de los secuestradores que se lo llevaron en la tarde del domingo 25 de julio, cuando el chico iba con su madre a misa y fue interceptado por dos vehículos.

Cinco hombres le cortaron el paso a María Susana, la madre de Nicolás que iba manejando, y se lo llevaron. La mujer se desmayó y no pudo ver a los secuestradores. Los delincuentes habrían exigido un rescate de 300 mil pesos.


Comentarios


Sigue la angustia por el secuestro de Nicolás