Sigue la búsqueda de un escenario de acuerdo

La de ayer fue una jornada de silencios y afiebradas reuniones sectoriales.





Kirchneristas y duhaldistas confiaban anoche en alcanzar un escenario de acuerdo en territorio bonaerense con miras a las elecciones legislativas de octubre, al iniciar la recta final de las negociaciones planteadas, cuyas posibilidades de éxito son ubicadas por varios dirigentes "en un 50 por ciento".

En un contexto de silencios, reuniones sectoriales por doquier y confección de hipotéticas listas "separadas", los sectores en pugna abonaron la espera dejando trascender al periodismo distintas versiones interesadas.

Una síntesis de las consultas hechas por Télam a calificadas fuentes de ambas expresiones permite colegir que el marco de ruptura que pronostican las voces extremistas podría diluirse sin que esto suponga una suerte de "rendición" del ex presidente Eduardo Duhalde.

De hecho, según las fuentes, el jueves podría darse el caso de que el Partido Justicialista y el Frente para la Victoria presenten listas diferentes en el concierto provincial, pero como antesala a un posterior acuerdo por celebrar antes del 7 de agosto.

El 7 de agosto cerrará el plazo para la presentación de coaliciones, de manera que, de prosperar las iniciativas acuerdistas, para entonces podría ver la luz un Frente Justicialista para la Victoria.

Sobre esta hipótesis están trabajando desde el gobierno con los duhaldistas Juan José Mussi, Hugo Curto y José María Díaz Bancalari, en un marco de abstracción de la pirotecnia imperante y con la idea madre de Cristina Fernández de Kirchner como candidata a senadora.

Esto fue admitido por negociadores, quienes aclararon que las tratativas "en positivo" que persiguen "están en un punto medio" y "no necesariamente deben resolverse inmediatamente".

"Hay más ansiedad en el periodismo que en los dirigentes", aseveró esta noche uno de los negociadores antes de ingresar a una reunión realizada en la sede del Consejo Justicialista bonaerense, en esta ciudad.

En horas de la tarde, en las oficinas de la Federación Argentina de Municipios (FAM), el intendente de Florencio Varela y titular de la organización, Julio Pereyra, avanzó en lineamientos kirchneristas con un grupo de referentes "K" ante una eventual ruptura.

Luego, pasadas las 19, el propio Pereyra y los Intendentes que forman la primera línea del pensamiento presidencial para la actual coyuntura, concurrieron una vez más a la Casa Rosada para analizar los próximo pasos políticos con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández.

La dramatización de la contienda forma parte también del juego político que desandan los dirigentes, que en su mayoría esperan una definición de la esposa de Duhalde, Hilda "Chiche" González, respecto de abstenerse en su voluntad de competir contra Cristina Fernández.

"Duhalde no es un testarudo y si bien jamás se rendiría, como algunos talibanes del kirchnerismo querrían, tampoco rechazaría un acuerdo que beneficie a todos y fortalezca la marcha del gobierno", aseguró uno de los principales colaboradores del ex mandatario.

Uno de los intendentes bonaerenses que pasó ayer por la Casa de Gobierno dijo que "todo está igual, aún no hay novedades" y remarcó que "hay tiempo" y esperarán "una señal del otro lado".

Con el compás de espera y el manto de silencio impuesto en torno a las negociaciones, el jefe comunal aludido evitó avanzar con un análisis más exhaustivo de la coyuntura provincial y sus vaivenes, aunque dejó entrever su "preocupación" en virtud de lo que entiende como "falta de señales conciliadoras". (Télam)

Volvió a caer la confianza en el gobierno

El Indice de Confianza en el Gobierno (ICG) que releva mensualmente la Universidad Torcuato Di Tella obtuvo en junio un valor de 2,31, lo que representa una baja de 6 puntos (3%) respecto del mes pasado.

Así, el ICG -que mide como máximo una confianza de valor 5, con lo cual las mediciones actuales lo ponen debajo de la mitad del óptimo- se ubica 36 ahora puntos abajo del promedio de la administración Kirchner, aunque 46 puntos por arriba del promedio de toda la serie.

"La nueva disminución del Indice ratifica la tendencia a la baja registrada desde abril", dijo la UTDT. En una perspectiva de mediano plazo, el ICG disminuyó 37 puntos (14 por ciento) en el último año.

En tanto, un 47% de la población tiene una imagen positiva del gobierno, un 9 pct menos que en abril, mientras que el 43 pct considera que la mayoría de los miembros del actual gobierno son "honestos", lo que representa una caída de 5% respecto del mes anterior. Por su parte, el 42% de los entrevistados sostiene que se administra el gasto público con "cierto grado de eficiencia", un 7 pct más que en mayo, mientras que el 34% considera que se gobierna "en beneficio del interés general", es decir, un descenso del 9% respecto del mes pasado.

El politólogo Sergio Berensztein, responsable de la elaboración del Indice afirmó que, "como ya es característico en la gestión de Kirchner, la capacidad para resolver los problemas de la gente es el atributo que genera más confianza en la población, pues el 65% de los encuestados opina que el gobierno está resolviendo los problemas del país o sabe cómo hacerlo. (DyN)


Comentarios


Sigue la búsqueda de un escenario de acuerdo