Siguen cayendo las ventas en los supermercados

La actividad de la construcción bajó un 1,1% en mayo





Las ventas de los supermercados bajaron en mayo dos por ciento y las de los centros comerciales se derrumbaron 12,8 por ciento en comparación con el mismo mes del año pasado, lo que demuestra que el consumo interno no logra recuperarse.

De acuerdo con los datos difundidos ayer por el INDEC, la facturación de los supermercados sumó en mayo 1.101,5 millones de pesos, que representa una baja de 6,4 por ciento comparado con abril.

En tanto, la facturación de los centros comerciales (shoppings) disminuyeron 7% en la comparación mensual.

Al igual que los grandes centros de compras, la construcción también siguió sin mostrar signos de recuperación según el INDEC, al caer en mayo 1,1% con respecto a igual mes del año pasado

Comparado con abril, la actividad registró en mayo una baja del 5,7%.

Con estos resultados, en los primeros cinco meses del año el sector de la construcción cayó 4,7% comparado con igual lapso del 2000.

En los supermercados, también se evidenció en mayo una caída interanual de 1,4% en términos de cantidad físicas (unidades) vendidas.

En los primeros cinco meses del año, las ventas del sector acumularon una merma de 1,6% y en los shopping cayeron 8% en el mismo lapso.

Las cifras reflejan la retracción del consumo interno por los efectos de la prolongada recesión, que lleva casi tres años.

Los funcionarios del equipo económico esperan que esa tendencia se empiece a revertir con el paquete de medidas anunciado hace dos semanas para fomentar la demanda interna mediante una mayor disponibilidad de recursos para la gente con salarios superiores a los 1.500 pesos mensuales.

En ese sentido, las expectativas de los supermercadistas para el corriente mes son levemente positivas. Los empresarios consultados pronosticaron que las ventas en junio mostrarán una aumento de uno por ciento frente a mayo.

Intereses más altos para conseguir dinero

El gobierno colocó ayer Letras del Tesoro (Letes) por 350 millones de dólares a 91 días de plazo con intereses del 9,1 por ciento anual, más de un punto porcentual por encima de la última emisión similar.

Los intereses pactados en esta operación, de cuyo resultado informó la Secretaría de Finanzas, superan a los esperados por el gobierno y los agentes del mercado local.

En la anterior licitación de Letes por 350 millones de dólares a 91 días de plazo, efectuada el 12 de junio pasado, se pactaron intereses del 7,89 por ciento, por lo que el costo de la financiación del Estado aumentó en 1,21 por ciento.

Tanto el gobierno como los agentes del mercado local esperaban ayer un encarecimiento de la emisión de deuda, pero calculaban que los intereses iban a oscilar entre 8,15 y 8,40% anual.

Baja en la Bolsa

Mientras, al cerrar la jornada, la tasa de riesgo de inversión en Argentina se situó en 981 puntos básicos, un 0,7 por ciento más que el último cierre, como consecuencia de una bajada del 1,23 por ciento en promedio de la cotización de los bonos públicos.

El índice Merval de acciones líderes de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires se cotizó en bajada tras la suba del 2,43 por ciento registrada al cierre de las operaciones de ayer, lunes.

La colocación de Letes efectuada ayer es la primera desde que el ministro de Economía, Domingo Cavallo, dispuso hace quince días una política monetaria especial para el comercio exterior, medida que los mercados interpretaron como una devaluación encubierta del peso argentino.

El tipo de cambio del peso para la exportación y la importación se fija a diario teniendo en cuenta un promedio en la relación entre las cotizaciones del dólar y el euro.

Cavallo dispuso esa medida para atenuar el impacto negativo de la «sobrevaloración» del dólar en el comercio exterior argentino y además ordenó una rebaja de impuestos para las capas medias y altas de la población, con el fin de reactivar el consumo interno y, por tanto, a la economía, en recesión desde mediados de 1998.

El jueves pasado, el Congreso aprobó definitivamente una modificación de la convertibilidad de un peso por dólar, vigente en el país desde 1991, al incluir al euro como moneda de referencia para el tipo de cambio.

La modificación de la convertibilidad establece que la cotización del peso se fijará en base al promedio simple entre el valor del dólar y el euro, a partir del día siguiente en que ambas monedas se coticen a la par en el mercado de divisas de Londres. (EFE)


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Siguen cayendo las ventas en los supermercados