Siguió la cría de sus ejemplares por la red





NEUQUEN (AN).- Cristine Papiau es una ingeniera francesa especialista en trazado de líneas de trenes súper veloces que llegó a la Argentina de la mano de un amigo que la llevó a conocer ballenas, glaciares y pingüinos emperadores.

En la última escala del que sería la primera de una serie de visitas, Cristine conoció el norte neuquino y a través de su amigo el guía hizo un acuerdo con el criancero de Chacal Melehue Julio Guajardo.

A él le compró 300 chivitos cuya crianza siguió a partir de fotos que su amigo galo le envió por la red. Cristine volvió a la Argentina y corrió al norte neuquino el verano que pasó. Y estuvo con sus chivitos criollos y el especialista criador Julio Guajardo. Para la ingeniera, los animales y el escenario representan una conexión con un mundo que jamás hubiese imaginado.

Más allá de lo exótico que pueda sonar su gusto, la reacción de la francesa es similar a la que sienten muchos otros extranjeros que descubren este rincón patagónico. (R. C.)


Comentarios


Siguió la cría de sus ejemplares por la red