Silencio en el búnker de Manganaro



NEUQUEN- La derrota golpeó duro en la filas del candidato oficialista Luis “Toti” Manganaro. Tanto que antes de la medianoche, cuando en el comité aliancista se festejaba a pleno la victoria y el resultado era irreversible, ningún representante del MPN aparecía por la esquina “blanca” para asimilar el contraste. Y las luces se apagaron.

Recién cinco horas después del cierre del comicio el candidato a diputado provincial, Oscar “Cacho” Gutiérrez, salió por las emisoras a reconocer que la victoria de la Alianza en la ciudad capital, estaba sellada. No atribuyó a ninguna causa en particular la caída y ante la pregunta concreta, desestimó que pueda ser un reflejo de la interna partidaria.

Apenas una veintena de simpatizantes se paseó con inocultable pesar por las veredas de la esquina de Jujuy y Carlos H. Rodríguez. Los pocos que se atrevían a consultar dónde estaba “Toti” Manganaro, sólo recibían como respuesta un gesto de pregunta.

Juan Sandoval, uno de los encargados de prensa del derrotado candidato oficialista, despuntó apenas una hora después de la apertura del escrutinio, que el panorama se presentaba sombrío. Nadie pudo conocer qué actitud asumiría Manganaro con la prensa, que lo esperó en vano en su comité central.

El desconcierto fue total y así como los afiliados tímidamente se acercaban en busca de un signo que los orientara, un reducido grupo de jóvenes, sorpresivamente, apareció frente al comité y comenzó desplegar equipos de comunicación.

No terminaron la tarea, alguien les avisó que las directivas habían cambiado y se fueron con rumbo desconocido.

La performance de Rubén Roussillón, el otro perdedor del domingo, no fue de las mejores y alcanzó una escasa adhesión de los votantes.

“Personalmente esperaba algunos votos más, pero debo considerar que con una campaña tan corta y austera como la que hice, no podía esperar otra cosa. A lo mejor mañana me convenzo que está bien el porcentaje que saqué”, dijo el candidato del justicialismo.

En diálogo con este diario, agregó que “lo importante es que con las recorridas por los barrios vi una realidad muy dura y para superarla hace falta un proyecto, por eso me propongo continuar en la tarea para desarrollarlo”.

En ese sentido no descartó ocupar la banca de concejal que le otorga la carta orgánica.

Roussillón felicitó a Horacio Quiroga, porque si no hubiera sido candidato “lo hubiera votado a él. Me fui de mi partido (MPN) porque no estaba de acuerdo con el candidato que llevaba”.


Comentarios


Silencio en el búnker de Manganaro