Silvana Grill, un tango de ida y otro de vuelta

La joven roquense vino a filmar un documental. Bailó en Buenos Aires, París y Hong Kong.



#

La joven roquense, de vuelta a sus pagos. Detrás de cámaras, para dejar registro de la historia de La Típica Splendid.

 

Hace 14 años, cuando se fue de Roca, pensó que nada la iba a hacer volver. Pero ahora, incluso después de moverse al ritmo del tango en Hong Kong, con su compañía No bailarás, Silvana Grill, volvió a su tierra, atraída justamente por el 2 x 4 que antes se la llevó de aquí.

“Cuando me fui no quería saber nada de Roca, como ocurre cuando uno se va a estudiar. Y justamente fue el tango mi primera relación con el regreso a la zona”, dice esta morocha de ojos verdes que descubrió la milonga barrial, como se debe, en alguno de los cien barrios porteños. Y que después despuntó el vicio en el festival de Tango de París de 2003, con el show Danza Maligna.

Pero esta vez, dejó sus coreografías. Y detrás de una cámara, se propuso retratar nada menos que a La Típica Splendid, una orquesta de la región que existe desde hace 53 años y guarda los mejores secretos del género.

La idea surgió hace tiempo, cuando esta inquieta roquense, que además dirige desde 2004 la Academia de Estilos de Tango, en la antigua y bellísima Biblioteca Nacional, quiso dejar registro de las voces más viejas del tango nuestro y de los maestros milongueros. Después, llegó el apoyo de la Secretaría de Cultura de General Roca. Ricardo la Sala la contactó, y juntos idearon este documental que hoy termina de grabarse.

Para Silvana, que vio en Hong Kong y París los ingredientes del tango for export, era importante volver a las fuentes. Y en eso está, viajando a Cutral Co para entrevistar a los integrantes del grupo, trepando a las bardas con todos ellos para que la música y la danza se mezclen con el paisaje local, u organizando una milonga para dejar una imagen exacta de lo que ocurre por estos lados con el tango que siempre parece tener un exclusivo sabor porteño.

“Cuando empezamos, hace cuatro años, con la Academia de Estilos de Tango, registramos gran parte de las clases que se daban. En ese momento convocamos a Bebe Kamin y el hizo un documental. Fue algo muy específico, sin expectativas. La cosa es que ese material se presentó en este año en el festival de Mar del Plata y luego ganó una mención especial en el festival de cine de Rotterdam. Eso nos dio más impulso para seguir”

El documental que la devolvió a su tierra tendrá también alguna cuota de fantasía. De hecho comenzará en una Buenos Aires devastada, en la que la mayoría de las orquestas en vivo prefieren

viajar a Europa, atraídas por el cambio monetario (algo que, en verdad, no se aleja tanto de la realidad). Entonces, los bailarines, en busca de una orquesta que le ponga ritmo a sus pasos, viaja a esta tierra donde aún quedan músicos que tocan en vivo.

“El documental tiene tres costados diferentes: vamos a mostrar una ciudad como General Roca, vamos a mostrar también que le fenómeno del tango existe fuera de Buenos Aires, y sobre todo vamos a contar la historia de una orquesta que existe hace 53 años”, dice ella, en medio de una complicada agenda que la lleva de un escenario a otro.

En Cutral Co se reunió con los integrantes para hacerles las entrevista. Y no fue fácil. El barrio quedó conmocionado con la visita de las cámaras. Hubo aplausos y hasta bombones para agasajar al equipo de producción y a los bailarines que viajaron especialmente para hacer este trabajo.

En el valle de la Luna, ayer a la noche, hicieron una de las tomas más pintorescas del documental, con la orquesta sonando en vivo en medio de ese paisaje tan particular de la región. Y anteanoche, en el recodo de las rutas 6 y 22, registraron una actuación en vivo de La Típica Splendid.

Ni el viento patagónico que amenaza con hacer volar la perseverancia de cualquiera, le impidió a Silvana dejar registro de la huella del tango en tierra patagónica. Con el valle de la Luna como escenario, o el río como set de filmación, la roquense se llevará grabada un poco de la historia de la Típica Splendid. Y también un poco de la suya. Aunque siga bailando en las milongas porteñas.


Comentarios


Silvana Grill, un tango de ida y otro de vuelta