Sin balas ni gases terminó el bloqueo a la destilería de Huincul

El operativo policial se realizó a partir de las 3.



NEUQUEN (AN).- Sin balas de goma ni gases lacrimógenos, pero con más policías que manifestantes, finalizó ayer el bloqueo a la destilería de Repsol YPF en la localidad de Plaza Huincul. Durante el operativo siete personas fueron detenidas, aunque luego del mediodía quedaron en libertad.

Ahora que la medida se levantó, el gobierno provincial está en condiciones de iniciar gestiones ante las autoridades nacionales y la Justicia para intentar destrabar los pagos que reclaman los ex empleados de la empresa por la participación accionaria que les prometieron cuando la petrolera fue privatizada, informó ayer una fuente oficial.

Los principales accesos a la refinería permanecieron cerrados durante más de cuatro días por 70 ex empleados de YPF que quieren cobrar las acciones que el Estado nacional les adeuda.

Durante todos estos días, los manifestantes impidieron el ingreso de camiones a la zona de carga de la refinería y las naftas producidas en Plaza Huincul no podía salir a los distintos puntos de venta.

La jueza de Cutral Co, Beatriz Martínez, ya había dado la orden del desalojo de los manifestantes tres días antes de producido el operativo que puso fin a un incipiente desabastecimiento de combustibles.

Más de un centenar de efectivos de la policía, incluídos los de la Despo, actuaron ayer entre las 3 y las 8 en la zona de protesta, pero no tuvieron que utilizar granadas de gas ni balas de gomas porque los ex empleados de YPF liberaron todos los piquetes, aunque permanecen en el lugar sin obstaculizar el tránsito. Para evitar nuevos bloqueos, la policía dejó a un grupo de efectivos que tienen la misión de custodiar el lugar.

“Tenemos dos cosas en contra: malos funcionarios que mandan a reprimir y la indiferencia de la gente”, se quejó Estela Romero, dirigente de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), la organización gremial que apoya a los ex empleados de YPF en su reclamo.

Esta no es la primera vez que los ex empleados de YPF organizan una manifestación de esta naturaleza. Semanas atrás también se produjo otro bloqueo similar y luego fue levantado, aunque sin intervención de la policía.

El reclamo en la puerta de la refinería provocó desabastecimiento en las estaciones de servicio de Cutral Co y Plaza Huincul. En la única estación de servicio que no pertenece a la bandera de Repsol YPF se formaron largas filas de automóviles para cargar combustible.

El levantamiento de la protesta permitió a los camiones cisterna ingresar a la destilería para reponer combustible, aunque ayer el movimiento no fue intenso ya que muchos choferes recibieron la orden de cargar naftas en Mendoza.

La destilería de Repsol YPF de Plaza Huincul atiende las demandas del mercado de Neuquén, Río Negro, La Pampa y Chile. Repsol YPF produce en esta provincia naftas super, común, ultra y gas oil.

En la refinería se cargan diariamente con naftas entre 100 y 130 camiones, lo que equivale a unos tres millones de litros de combustible.

Cuando el gobierno de Carlos Menem privatizó YPF, a principios de la década del 90, el Estado decidió distribuir entre los empleados el 10 por ciento de las acciones, a través del denominado Programa de Propiedad Participada (PPP). Los ex agentes nunca cobraron dinero por estas acciones ni fueron participados de los dividendos. En la actualidad existen en el país unas 20.000 demandas judiciales presentadas contra el Estado. Y en Neuquén, donde los despidos de YPF alcanzaron a unas 5.000 personas e impactaron fuertemente en Cutral Co y Plaza Huincul, se plantearon unos 4.000 juicios por este motivo.

Los ex empleados de la petrolera que bloquearon los accesos a la destilería pertenecen a un grupo de 500 que son asesorados por abogados de la delegación local de la Central de Trabajadores Argentinos.

En el país existe una coordinadora nacional de ex empleados de YPF que también demandan el cobro de las acciones. Esta semana habrá una nueva negociación en Buenos Aires para intentar acordar un pago de 4.000 pesos para los ex agentes que se encuentran en peores condiciones económica y sociales.

El gobierno ofrece ayuda

NEUQUEN (AN).- Funcionarios del gobierno están dispuestos a ayudar a los ex empleados de YPF en su reclamo ahora que levantaron los piquetes en la destilería de Plaza Huincul.

“Podemos hacer gestiones ante las autoridades nacionales y también ante la Justicia”, dijo ayer a este diario un vocero del gobierno neuquino.

La semana última, funcionarios provinciales y municipales se reunieron con los ex agentes de la petrolera y plantearon un respaldo a los reclamos a cambio del levantamiento de la medida de fuerza.

La respuesta de la asamblea fue que la protesta iba a continuar y por lo tanto las negociaciones quedaron estancadas.

Ayer, después del desalojo, no se produjo ningún nuevo canal de diálogo entre los ex empleados y el gobierno pero las autoridades esperan que ahora se pueda transitar un camino en forma conjunta.

Más críticas a las protestas

NEUQUEN (AN).- El gobierno volvió a criticar a los que cortan rutas y calles. El vicegobernador Jorge Sapag sostuvo ayer que los que “ponen palos en la rueda están detrás de muchas especulaciones”.

Sostuvo que detrás de las protestas hay “demagogia, mentira y chicana política”.

El vicegobernador habló ayer sobre las protestas sociales durante el acto en el que se celebró un nuevo aniversario de la localidad de Vista Alegre (ver página 13).

El gobierno neuquino enfrentó la semana última varias protestas con corte de rutas. Los problemas comenzaron con los empleados del ADOS y aún siguen con los desocupados de Plottier. Las autoridades tendrán hoy la visita de desempleados que reclaman ayuda para Navidad.

“Estaban listos para reprimir”

NEUQUEN (AN).- Estela Romero es dirigente de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) en Cutral Co y permaneció al frente del reclamo de los ex empleados de YPF. “Tenemos dos cosas en contra: malos funcionarios que mandan a reprimir y la indiferencia de la gente”, se quejó Romero.

La secretaria general de la CTA de Cutral Co dijo que muchos de los que participaron de la protesta permanecieron en el lugar de noche y de día a pesar de que, en algunos casos, se trata de gente de edad. “Tenemos personas de 50 años que se encuentra en diálisis y les aconsejamos a que se retiraran”, explicó Romero, intentando demostrar que la manifestación es pacífica y la gente sólo reclama “lo que les pertenece”.

La sindicalista dijo que la policía fue preparada para “la represión”, pero aclaró que la protesta estaba organizada de tal modo que no hizo falta llegar a este extremo. “Llegaron listos para reprimir”, insistió Romero.

El desalojo comenzó a las 3 de ayer en una de las zonas bloqueadas y a las 7.45 fueron liberados los otros accesos, entre ellos el de la entrada y salida de los camiones a la destilería.

Los manifestantes no se alejaron del lugar sino que permanecen en la zona de la refinería pero sin obstaculizar el tránsito y la policía, para evitar un nuevo bloqueo, dejó a un grupo de efectivos de guardia.

Romero informó que durante el procedimiento policial siete personas fueron detenidas pero quedaron en libertad después de las 13.30.

“Nosotros reclamos por una ley que no se cumplió y por una venta irregular porque se transfirió YPF a otra empresa y una empresa no se puede vender cuando está en litigio”,opinó la titular de la CTA de la ciudad de Cutral Co.

Los 70 manifestantes que permanecen en los alrededores de la destilería no están dispuestos a abandonar el reclamo y tampoco piensan dejar la zona que ocuparon hasta conseguir una respuesta del gobierno nacional al pago por las acciones que les corresponden. Con las autoridades provinciales no volvieron a tener contacto porque la ayuda local estaba condicionada al levantamiento de la medida de fuerza.


Comentarios


Sin balas ni gases terminó el bloqueo a la destilería de Huincul