Sin Flavors, Saiz ensaya un plan B para atenuar la crisis

Familia pondrá en marcha acciones de emergencia en tres etapas. La empresa suspendió a sus 60 empleados, que cortarán rutas. El PJ reclama al gobernador que "pida perdón" y solicite renuncias.



VIEDMA (AV).- Después de rescindir el contrato con Flavors y de la caída de la millonaria licitación para comprar alimentos, el gobierno de Miguel Saiz evalúa plantear en tres etapas la salida de la crisis que enfrentan sus políticas nutricionales.

Durante los próximos diez días el Ministerio de la Familia reemplazará los alimentos preelaborados que proveía la cuestionada empresa por el envío de fondos del programa Promenú a los municipios y delegaciones de la cartera, para que adquieran los insumos necesarios para los comedores, residencias, escuelas de jornada extendida y refrigerios escolares.

Luego, hasta fin de año, se prevé una readecuación de los fondos del programa destinado a las comunas exclusivamente para la compra de alimentos frescos. En lo que queda del año se incorporarán fondos para el resto de los productos que permitan dar almuerzo -en los comedores-, y garantizar los desayunos y meriendas en las escuelas.

José González, secretario de Políticas Nutricionales del Ministerio de la Familia, informó ayer a este diario que pedirán “una asistencia” a los municipios por los primeros diez días. “Después normalizaremos porque también en el decreto del gobernador se estipula la rescisión del contrato y se instruye al Ministerio de Familia para que no se resienta el programa”, indicó.

“Vamos a entrar en una emergencia, hay un mecanismo de anticipo de fondos para comprar en forma directa y en góndola productos de marcas líderes”, detalló el ex intendente de Fernández Oro.

En cuanto al programa Comer en Familia, que consistía en módulos de alimentos preelaborados y genéricos con un complemento de tickets para la compra de alimentos frescos, González admitió que habrá “una postergación en lo inmediato, pero posiblemente lo suplamos con una emisión extraordinaria de tickets. El mes pasado se reemplazaron los tickets, ahora el proceso administrativo consiste solamente en disponer de los fondos, porque las localidades y los beneficieros ya sabemos quiénes son y lo podemos acomodar rápidamente”.

En tanto, se evalúa aún qué pasará el año próximo. “Hemos conversado que tendríamos que llamar a una nueva licitación. Los deshidratados así sean los caldos Knorr Suiza, con esta psicosis tendríamos que temporalmente no entregarlos. Quizá disminuya la calidad del programa, porque los deshidratados obedecían a complementos y demás, pero en estas circunstancias tendríamos que virar, hacer un impasse, reacomodar y después volver a hacer una licitación”, aseguró González. Agregó que “teniendo en cuenta que hay que replantear el pliego, hacer nuevas convocatorias y un sinnúmero de cosas se prevé la licitación para el año que viene”.

Por otro lado, González dijo que habla frecuentemente con el ministro Alfredo Pega -quien se recluyó en Jacobacci por cuestiones de índole familiar-. “No habló de renunciar, la prioridad es no restringir la prestación de servicios, -la renuncia- es una cuestión política para abordarla en un segundo plano. No puedo descartar ni asegurar nada porque no lo hemos hablado”.

En tanto, el bloque legislativo del PJ reclamó ayer al gobernador Saiz “que pida perdón” a los rionegrinos para redimirse con el pueblo que lo votó, “para lo cual ya mismo debería desprenderse de la manga de sinvergüenzas que son responsables de este desastre.”

“Dijimos siempre que los productos de Flavors eran una porquería y se lo demostramos en la cara a Pega en la Legislatura. Hoy Saiz debería explicar porqué no actuó a tiempo”, enfatizaron.


Comentarios


Sin Flavors, Saiz ensaya un plan B para atenuar la crisis