Sin indagatorias aún para Elaskar y Fariña, la causa vira hacia Gils Carbó



La causa que intenta esclarecer si el empresario Lázaro Báez habría lavado dinero en el exterior tuvo ayer un inesperado giro, cuando la jefa de los fiscales Alejandra Gils Carbó fue denunciada penalmente por haber nombrado directamente al titular de la unidad especial para investigar ese tipo de delitos con el fin de que le sea “incondicional”. Precisamente, la Procuraduría para la Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), creada en diciembre por Gils Carbó, se presentó en la causa que se abrió después del programa “Periodismo Para Todos” e impulsó la pesquisa de los hechos allí ventilados, sin mencionar a Báez entre los sospechosos a investigar. El fiscal Carlos Gonella, a cargo de Procelac, le aclaró ayer a su jefa en una nota enviada desde Miami que no había recibido presiones por parte de ella para direccionar la investigación, imitando la actitud del fiscal federal Ramiro González, quien intervino hasta ayer en la causa. Hoy regresará a sus funciones el fiscal original, Guillermo Marijuán, quien se hará cargo de la instrucción, pero hasta ahora el fiscal González presentó un pedido de indagatoria hacia el contador Leonardo Fariña y el financista Federico Elaskar, los dos personajes que aparecieron ante una cámara hablando en el programa que conduce Jorge Lanata. Fariña envió ayer a un abogado que lo representa, Iván Edgardo Mendoza, para poder seguir de cerca la causa. Al respecto, el juez Casanello no resolvió aún dictar la inhibición de bienes ni llamar a indagatoria a Fariña o Elaskar, y se encuentra a la espera del análisis de la documentación encontrada en los allanamientos que se hicieron estos días en la “Rosadita”, la financiera de Elaskar que funcionaba en Puerto Madero. Y además aguarda los informes de los organismos oficiales como la AFIP, la Inspección General de Justicia (IGJ) y el Banco Central para determinar la ruta del dinero de las operaciones de Elaskar y Fariña.


Comentarios


Sin indagatorias aún para Elaskar y Fariña, la causa vira hacia Gils Carbó