Sin paz a la vista, el Frente ya habla de internas

Se votará entre fin de enero y el 15 de febrero de 2007. Pichetto y Arriaga buscan una reunión decisiva con "K".





CIPOLLETTI (AC)- Si no hay acuerdo entre los principales dirigentes, la interna del Frente para la Victoria estará definida -a través de las urnas- antes del 15 de febrero.

Así lo anunció ayer en Cipolletti el senador justicialista Miguel Pichetto, entendiendo que es la única metodología de resolución «definitiva» del tema de las candidaturas.

La resolución sobre el día exacto para elegir la fórmula para gobernador y vice en la coalición entre el Partido Justicialista, el Frente Grande está sujeta a un período de negociaciones que comenzará en lo inmediato. No obstante, Pichetto y el diputado nacional Julio Arriaga confirmaron a este diario que se votaría entre la segunda quincena de enero y la primera de febrero.

«Corre tiempo de descuento. No podemos permitir que se siga confundiendo a la gente», dijo el senador a «Río Negro» luego de una concurrida reunión que terminó con un almuerzo de trabajo. Junto a él estuvieron también Arriaga, el intendente Alberto Weretilneck, los legisladores provinciales Fabián Gatti y Jorge Rodríguez y dirigentes de fuste de los dos partidos.

No participó el jefe comunal de Roca, Carlos Soria, quien en función de esta convocatoria no tendría más opciones que presentarse para disputarle la candidatura a gobernador a Pichetto y fundamentalmente dejar en el camino a Arriaga, con quien tiene un enfrentamiento que se vulcaniza de tanto en tanto.

Sin ir más lejos, Arriaga sostuvo ayer en declaraciones al programa radial «Punto de Partida», de Roca, que la relación con Soria está en un punto de no retorno, tildándolo de «patotero» que habla mucho por los medios pero que nunca dice las mismas cosas de frente.

Por otra parte, Pichetto volvió a cargar también contra el gobierno de la Concertación Radical de Miguel Saiz por la indefinición para el llamado a comicios en Río Negro.

«Están especulando en función de sus propios intereses. La fecha de la elección es clave para que los partidos organicen sus pautas de trabajo. No hacerlo es mantener un esquema fraudulento que afecta a la sociedad rionegrina en general», precisó Pichetto.

Para este fin de semana o los primeros días de la semana entrante, tanto Pichetto como Arriaga volverán a ser recibidos en la Casa Rosada por el presidente de la Nación, Néstor Kirchner, y había expectativas en este segmento mayoritario del Frente para la Victoria de que el mandatario vuelva a repetir una señal de apoyo, aunque en esta ocasión mucho más contundente.

No hay que descartar -se supo- que a este encuentro sean convocados Soria y el otro precandidato a gobernador, Osvaldo Nemirovsci. «Puede ser que la convocatoria llegue también a los otros protagonistas de este proceso», dijo un pichettista.

«Esta interna que estamos anticipando se torna indispensable para evitar desgastes. Hay que darle un cierre al tema. Resolverlo. No podemos permitir que se siga confundiendo a la gente. Empieza el turno de las definiciones porque el tiempo se agota. Los radicales tendrán su convención para los cargos y nosotros creemos que van a lanzar la elección provincial en el primer cuatrimestre del 2007. Nosotros ya tenemos una propuesta, sabemos lo que queremos hacer pero también debemos terminar de una vez por todas con esto de las candidaturas», monologó Pichetto.

El senador reconoció que se conversó ayer sobre todo lo inherente al panorama interno del FpV, incluyendo las diferencias que se hicieron públicas entre Soria y Arriaga, y que todo sirvió para abonar la postura del llamado a internas.


Comentarios


Seguí Leyendo

Sin paz a la vista, el Frente ya habla de internas