Sin pistas de los ladrones que mataron a Béttiga



NEUQUÉN (AN).- La policía mendocina seguía ayer investigando el asesinato de José Luis Béttiga, el hermano del intendente de Senillosa que fue ejecutado de un balazo en la nuca por asaltantes que lo abordaron de madrugada en un mirador. En tanto el Ministerio de Seguridad de la provincia de Mendoza oficializó el ofrecimiento de 50.000 pesos de recompensa para quien aporte datos ciertos respecto de los asesinos.

La Policía no tenía datos del crimen, que fue uno de los cuatro asesinatos registrados en apenas siete horas en la capital mendocina. La ola de inseguridad puso en jaque al gobierno provincial.

El hermano del intendente había viajado hasta la vecina provincia para pasar unos días junto con su esposa, Alicia Chandía (40) y el domingo aprovechó la ocasión para acercarse hasta el Estadio Malvinas Argentinas, en el corazón del Parque General San Martín, y presenciar el encuentro en el que Boca le ganó 2 a 0 a River.

Después del partido,el matrimonio se retiró a descansar al mirador ubicado en la zona de Papagayos, Las Heras, a 17 kilómetros del centro mendocino. En ese oscuro, peligroso y alejado paraje, a Béttiga lo mataron para robarle 6.000 pesos y pertenencias personales, según informó el director de Investigaciones de la Policía de Mendoza, Juan Carlos Calleri. Sin la más mínima pista de los autores del hecho, el fiscal de Delitos Complejos, Eduardo Martearena, solicitó al Ejecutivo provincial una suma de 50.000 pesos de recompensa para quien entregue información cierta de los autores del asesinato. Ayer, el ministro de Seguridad de Mendoza, Carlos Ciurca (PJ), firmó la resolución correspondiente aprobando la recompensa.


Comentarios


Sin pistas de los ladrones que mataron a Béttiga