“Sin políticas de largo plazo no hay posibilidades de desarrollo”





Joaquín Carbo, especialista en fruticultura

Joaquín Carbo es un ingeniero español especialista en fruticultura. Trabaja en el Instituto de Investigación y Tecnología agroalimentario (IRTA) de la Generalitat de Catalunya, organismo adscrito al Departamento de Agricultura de España. La misión del IRTA es contribuir a la modernización, competitividad y desarrollo sostenible de los sectores agrario y alimentario. Carbo lidera hoy proyectos de investigación en mejoramiento de variedades y mecanización de las explotaciones frutícolas y llega a la región de la mano de la Experimental del INTA Alto Valle para dar una serie de charlas sobre estos temas.

P-¿Es necesario la mecanización de los trabajos culturales?

R-Es clave para la fruticultura que se viene. En España recién estamos iniciando este cambio hacia sistema de mecanización. Pero los tiempos se aceleran con costos cada vez mayores.

P-¿Qué tipos de trabajo se pueden hacer?

R-La plantación, el raleo, la postura de postes, la poda, la cosecha, la colocación de dispensers son tan sólo algunas de las alternativas sustitutivas de la mecanización.

P-¿Sólo apunta a una baja de costos?

R-Hay una doble vertiente con la utilización, acortamos los costos con la mecanización pero al mismo tiempo logramos mayor calidad de la fruta obtenida. Resulta cada vez más difícil lograr rentabilidad de otra forma.

P-¿Por qué Nueva Zelanda sigue creciendo y vendiendo muy bien con costos altos de mano de obra y sin mecanizar?

R-Yo creo que a la larga o a la corta van a ir a este esquema.

P-¿Qué limitantes tiene la mecanización para un productor?

R-El financiamiento es clave para poder acceder a cualquier tipo de tecnología. Pero también se debe tener en claro el tipo de producción que deben tener las explotaciones. El retorno debe ser rápido. En España pasamos de un sistema poco eficiente, ya que había que esperar cinco años para entrar en producción, a otro que al tercer verde la planta ya producía. Es decir hubo una reducción del período de improductividad. Esto no hay que perderlo, hay que aprovechar las estructuras con costos mecanizados en la poda y el raleo. Es decir mantenemos la entrada en producción rápida y reduciendo los costos.

P-¿Sólo eso?

R-Un productor pequeño sólo no puede acceder a la mecanización por su escala. Deberá asociarse o contratar el servicio de terceros. Los grandes no tienen limitaciones para comenzar a trabajar ya con la mecanización. Pero lo importante es que hay que comenzar con explotaciones adaptadas para la mecanización de los trabajos. Las plantaciones deben ser planas, es tipo espaldera que tenga de 30/40 centímetros de cada lado. No más.

P- ¿Cómo es el raleo mecanizado?

R- Se hace sobre la flor que podría limitar el 50% de la producción. Hay también sobre el fruto cuajado pero en este caso se observó un porcentaje de daño. La eliminación de flores es el efecto inmediato, pero después de eso hay una caída fisiológica natural que profundiza el proceso. Esto repercute en una producción con calibres mayores, reducción de añerismo, más color y mejor calidad en general.

P- ¿Se pueden masificar las tareas mecanizadas?

R- Son complementarias ya que algo de mano de obra siempre se va a necesitar. El principal problema hoy es que las explotaciones y sus plantaciones son muy variadas y eso complica. Cuando hay homogeneidad con una símil pared en las plantaciones, ahí sí se puede hablar de masificar y avanzar en la mecanización, cosa que todavía no está aplicándose en España. Lo ideal es el muro frutícola, es la mejor alternativa.

P- ¿Las variedades tienen incidencia en todo este esquema?

R- Por supuesto. Nosotros estamos trabajando con nuevas variedades para acompañar el proceso. Firmamos un acuerdo con el sector privado, en el cual aportaron 11 millones de dólares para este tipo de desarrollo que va desde la variedad hasta la productividad de la explotación. Empezamos en el 2004 y ahora estamos sacando las primeros ejemplares disponibles en peras, manzanas y duraznos. La idea es producir variedades club propias. Tenemos tres variedades elite de manzana que ya este año se llevan a registro y dos de peras, sobre una de las cuales hay mucha expectativa en el mercado.

P- ¿Cómo se inicia el programa de mejoramiento?

R- El programa de mejoras nació del sector, fueron ellos los que tomaron la iniciativa. Hoy no tener variedades club es estar fuera de los nichos de mercado.

P-¿Cómo se logran estos proyectos?

R- Si no hay políticas de mediano y largo plazo no hay posibilidades de desarrollo. No se puede programar ni desde el sector público ni desde el privado.

Claves a tener

en cuenta

Pulso Entrevistas

Datos

La mecanización de las tareas culturales es hacia donde va la fruticultura moderna.
Con estas prácticas no sólo se logran bajar los costos sino lograr una mayor calidad de fruta producida.
Todos los países están trabajando con su propias variedades club, nichos que mejoran la rentabilidad.

Comentarios


Seguí Leyendo

“Sin políticas de largo plazo no hay posibilidades de desarrollo”