Sin solución en el conflicto con los feriantes

La ubicación de los vendedores callejeros de Bariloche sigue siendo un problema. Ayer se instalaron en las calles 25 de Mayo y Otto Goedecke.



#

Los “manteros” no aceptaron ayer el proyecto del Municipio.

A pesar de los intentos del municipio por ordenar la venta callejera, más de 100 puesteros se instalaron ayer sobre 25 de Mayo y sobre Otto Goedecke y mostraron su enojo por haberse recibido “un montón de mentiras” de parte de los funcionarios.

La gran mayoría ofrece ropa y calzado usados, aunque hay algunos puestos de herramientas y también comidas.

Luego de varios meses de anuncios, el municipio inició la semana pasada un plan de relocalización de los feriantes ubicados en Onelli y 25 de Mayo. Les ofreció otros predios, algunos aceptaron, pero a los que se concentran sólo los fines de semana las propuestas dijeron que no.

Ayer la calle Onelli permaneció libre de vendedores, que se mudaron a un predio mejor acondicionado, sobre esa misma arteria. Pero en la 25 de Mayo y en Goedecke fueron numerosos los puestos improvisados, con la mercadería dispuesta en lonas o paños sobre las veredas de tierra.

Fernando, uno de los referentes del grupo, dijo que no los quieren en 25 de Mayo pero se van a quedar ahí porque no tienen garantías para vender en otro lado. “El censo dio que éramos más de 200 y el lugar que nos dieron tiene solo 875 m². Es imposible meter a todos –explicó–. La respuesta al trato que habíamos hecho no está”.

“El censo dio que éramos más de 200 vendedores y el lugar que nos dieron tiene sólo 875 m². Es imposible que entremos todos”.

Fernando, uno de los feriantes, explicó el porqué del rechazo al traslado.

Datos

“El censo dio que éramos más de 200 vendedores y el lugar que nos dieron tiene sólo 875 m². Es imposible que entremos todos”.

Comentarios


Sin solución en el conflicto con los feriantes