“Sin un pacto fiscal, vamos a volver a caer en una recesión”

Nadín Argañaraz, titular del IARAF y un de los principales analistas sobre el tema fiscal, dice que un acuerdo Nación-Provincias permitirá transformar el crecimiento económico en desarrollo. “El camino de la reforma fiscal en Argentina es sí o sí, gradual”, asegura.



Nadín Argañaraz dirige el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) . En estos días en que volvió a sonar fuerte la idea de que Nación y provincias se sienten a acordar reformas de fondo, Argañaraz cree que es el momento oportuno para un pacto fiscal que incluya impuestos, gasto público y distribución de recursos.

P:¿Qué significa un pacto fiscal? ¿Están dadas las condiciones?

R: Es un acuerdo entre Nación y provincias con una meta común, que luego tiene que ser convalidado por una ley nacional y por cada una de las legislaturas provinciales. Hoy es la gran oportunidad en la Argentina de refundar fiscalmente el país, porque está la posibilidad de discutir todo junto: qué impuestos vamos a tener, cómo distribuirlos, qué responsabilidad fiscal hay que tener. Sentar las bases para un crecimiento sostenido. El gran desafío es transformar la recuperación económica en crecimiento. Si no se hace eso, en un tiempo se va a volver a caer en una recesión.

P:¿Por qué es tan relevante un pacto hoy?

R: El gasto público hoy es equivalente al 45% del PBI. Tenemos presión tributaria efectiva que está en su máximo, 33 puntos del PBI. En la baja del peso del gasto público está la generación genuina de un espacio fiscal para empezar a bajar la carga tributaria. En los últimos años, los impuestos subieron, consecuencia de un crecimiento del gasto por encima de las posibilidades genuinas. Se fue subiendo impuestos y encima generando déficit. Cuando vos consumís una gaseosa en Argentina, el 49,7% de lo que pagás son impuestos; cuando comprás un alimento, el 44% son impuestos. La carga tributaria hoy significa para muchos sectores un 50% de su valor agregado; o sea, hoy el Estado es un socio que participa con el 50% de lo que un sector genera.

P: La mayor parte del gasto público no se puede bajar sin grandes costos sociales. ¿Cómo se hace?

R: Una alta proporción es inflexible a la baja: sueldos (el empleo público ha aumentado un 40%, más que el porcentaje de aumento de la población); jubilaciones; asistencia social. Entonces, el camino de la reforma fiscal en Argentina es sí o sí gradual. Para mí, la salida no es reducir la planta de personal, o reducir jubilaciones o asistencia. No. Hay que buscar la manera de gradualmente ir bajando el peso del gasto. Que el gasto crezca igual que la inflación, para que no pierda poder adquisitivo, racionalizar el gasto, pero bajarlo en relación con el crecimiento de la economía, que vaya representando menos PBI.

P: En cuanto a una reforma impositiva, ¿cuáles son los impuesto más distorsivos?

R: El impuesto al cheque e Ingresos Brutos. Pelean la primera posición. Toda reforma tributaria que se encare,sí o sí, debe empezar porincluirlos. Y como la Nación no puede decidir por ley que Río Negro baje el impuesto a los ingresos brutos, lo tiene que decidir Río Negro. Y a su vez Nación tiene que definir qué hace con el impuesto al cheque en el Congreso. Por eso hablo de acuerdo.

P:¿Las provincias están en condiciones de suplantar lo que cobran de ingresos brutos?

R: Hoy, sustituir Ingresos Brutos implicaría por ejemplo poner un IVA conjunto de 32%. Una locura. Hay que empezar a bajar la carga de Ingresos Brutos, y en algún momento cuando la alícuota sustitutiva sea razonable, de 6 ó 7 puntos, podés ir a un cambio de un IVA provincial, de un impuesto a las ventas finales, un impuesto menos distorsivo que ingresos brutos. Una posibilidad sería que se aumente la coparticipación del impuesto al cheque y que ese dinero las provincias lo destinen a bajar ingresos brutos. Y bueno, Nación resignaría recursos.

P: ¿Coparticipación debería entrar en el acuerdo?

R: Absolutamente. Esto tiene que ser totalmente integral y simultáneo. Hay que ir por todos los caminos a la vez, coordinados, con consenso, y con un objetivo claro. No podes discutir la coparticipación si no discutís qué impuestos vas a tener, y qué responsabilidad fiscal hay que tener.

En los planes del

gobierno nacional

Mauricio Macri convocará para la primera semana tras las elecciones a un encuentro con los gobernadores. Empieza el debate de grandes temas: reforma tributaria, Presupues-to, ley de responsabilidad fiscal, coparticipación y Fondo del Conurbano bonaerense. El presidente avala la posibilidad de un nuevo pacto fiscal.


Comentarios


“Sin un pacto fiscal, vamos a volver a caer en una recesión”