Sin un plan integral y creíble, el exceso de pesos se va al dólar



Hoy hay tres opciones en el país: 1) Cuidar las reservas del Banco Central y dejar que el valor del dólar oficial sea traccionado por la demanda. 2) Cuidar el precio del dólar oficial y, por ende, dejar que las reservas del BCRA caigan lo que el mercado demande. 3) Un intermedio entre ambas opciones, que es lo que el gobierno hace: permitir un deslizamiento del tipo de cambio oficial, mientras pierde reservas. Hay exceso en la demanda de dólares oficiales del mercado mayorista y el tema es que aún no llegó el flujo de la cosecha, que es a partir de abril, por lo que la demanda es superior a la oferta. Además, con la devaluación, el importador anticipa las DJAIs, mientras quien debe cancelar un préstamo en dólares trata de hacerlo lo antes posible. Por el contrario, el exportador trata de atrasar la liquidación de sus ventas al exterior para tener un mejor tipo de cambio. Se necesita una señal de algún cambio de la política de gasto público en materia de subsidios y no seguir emitiendo para financiar el déficit al mismo ritmo que en el 2013. Pero el gobierno debe proponer un programa integral creíble. De lo contrario el exceso de pesos se va al paralelo y todo lo que se haga en materia de política cambiaria y de ingresos se torna sostenible sólo en el corto plazo. Así, cualquier medida tendrá un efecto cortoplacista. Encima, si la tasa de interés es menor a la de devaluación esperada, el incentivo al plazo fijo se diluye. Nadin Argañaraz Presidente del Iaraf


Comentarios


Sin un plan integral y creíble, el exceso de pesos se va al dólar